Cultura

Chambao deleita a sus seguidores en el parque María Cristina de Algeciras

  • La cita se enmarca dentro de la gira que conmemora su décimo aniversario como grupo · Finalmente la banda malagueña canta en la ciudad a pesar de los problemas documentales surgidos el viernes

El parque María Cristina de Algeciras acogió ayer el concierto de la banda malagueña Chambao. Desde las 22:30 horas los asistentes disfrutaron de las canciones del nuevo álbum también denominado Chambao que se publicó el pasado 8 de mayo y que está producido por Carlos Raya. Según los organizadores acudieron unas 800 personas. El viernes parecía que el concierto se suspendía para desilusión de muchos, pero como informó el Ayuntamiento se solucionaron las cuestiones documentales.

El álbum que se interpretó, apareció diez años después de la aparición del grupo y cinco desde el lanzamiento de su último disco de estudio. Se trata de un álbum que puede servir como un revulsivo, un fármaco para combatir con fuerza estos tiempos de crisis que padecemos. Para Lamari, la voz de la banda malagueña, "cada tema cuenta algo diferente". Además se cantaron canciones de álbumes anteriores.

Se empezó ayer con el tema La verdad mentira. Una canción que posee un toque oriental y unos tintes en defensa de lo natural. A alguno puede recordarle el estribillo de esta canción un tarareo relativista: "la verdad hace que parezca que todo lo demás sea mentira". Continuaron con Despierta de Con otro aire (2007) Después el público escuchó Urelé de Pokito a poko (2005)

Asimismo los espectadores presenciaron el resto de canciones del disco. Al aire, Lamari acompañada con la guitarra de Josemi Carmona nos habla en esta canción de avance, de transición: "lugar donde poder escaparme" o "diario en blanco". Son palabras que cantadas con espíritu flamenco también nos evaden de este mundo, de este tiempo presente que poco tiene de halagüeño. Lo mejor pa ti que como dice Lamari "está escrita en un momento delicado de una etapa que ya pasó". Comenta que de este single "salió un antídoto sin saberlo, para levantarse cuando se está de bajón. Es como un empujoncito con cariño". Miedo por dentro es una canción que comienza sosteniéndose en piano y palmas y que está realizada con un tratamiento más pop. Los sueños recuerda en su estribillo ese último verso del soliloquio de Segismundo a final del primer acto de La vida es sueño de Calderón de la Barca: "los sueños, sueños son". El vaivén nos habla de la dificultad en controlar "el vaivén de la tristeza y la felicidad". Asimismo, con las letras de esta canción, Lamari nos viene como a decir que malgastamos mucho tiempo de nuestra vida buscando los porqués.

Beliche nos rememora esos toques africanos tan propios de la banda. Buenos consejos nos lleva de nuevo al mundo oriental, consigue mezclar de manera curiosa lo flamenco con lo contemporáneo. Llévalo contigo por su parte mezcla de jazz y flamenco. Desde mi balcón comienza con el "quiquiriquí" de un gallo, se trata de un tema arriesgado, o por lo menos llamativo, que determina que "nada es casualidad". La última de las canciones de este nuevo álbum, que pudieron escuchar ayer los fans campogibraltareños, es Madre Tierra que goza de la colaboración vocal de Ismael Tamayo de Maktub, que también asistió al concierto del parque, y con el único acompañamiento de una guitarra española, una gran fusión de blues y flamenco.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios