Cultura

El Cervantes reconoce a Juan Marsé, escritor de la España de posguerra

  • El ministro de Cultura asegura que no se salda ninguna deuda, sino que distingue "una labor continua de años" · Caballero Bonald, que competía con el catalán, destaca el "esmero estilístico" del ganador

Tras muchos años en los que su nombre siempre quedaba como finalista, el escritor Juan Marsé ganó ayer el Premio Cervantes 2008, el más importante de las letras hispanas, "por su decidida vocación por la escritura y por su capacidad para reflejar la España de la posguerra".

Ésas son algunas de las razones que manifestó el presidente del jurado, José Manuel Blecua, en la rueda de prensa en la que el ministro de Cultura, César Antonio Molina, hizo público el fallo del premio, que en esta edición está dotado con 125.000 euros, 35.000 más que en años anteriores.

Molina dijo que había intentado ponerse en contacto con el ganador, pero tuvo que darle la noticia a su mujer porque Marsé se había ido al médico. Cuando regresó se enteró de la noticia, dos horas después de ser anunciada.

Como Marsé había sido candidato tantos años, el ministro dejó claro que el Cervantes no se le ha concedido "para saldar ninguna deuda". Este premio se le da "para agradecer la labor continuada de años" y para reconocer una gran obra literaria, que a los de mi generación nos ha acompañado durante años", añadió.

Juan Gelman, miembro del jurado, señaló con su habitual ironía que el Cervantes no saldará ninguna deuda, "pero sí le permite saldarlas al escritor que lo gana". Marsé, prosiguió el poeta argentino, "es un gran escritor que ha marcado a varias generaciones".

La edición del Cervantes es también la primera que se celebra tras haber cambiado el Ministerio los criterios de composición de su jurado, para dar más presencia al mundo de las letras y de la cultura en general y menos a las instituciones dependientes del Gobierno. La candidatura de Marsé fue propuesta por varias instituciones, entre ellas por la Real Academia Española.

El jurado estuvo formado también Antonio Gamoneda, ganador del premio en 2006, Manuel Longares, Ignacio Amestoy y Ángel Gabilondo.

El novelista catalán se convirtió en el décimo octavo español en ganar el Cervantes desde que este galardón fue instituido en 1975. Marsé sucede en el premio a Juan Gelman y cumple así la norma no escrita sobre la alternancia en el galardón entre autores españoles y americanos, que se mantiene ya desde 1997.

José Manuel Caballero Bonald, miembro de la Generación de los 50 como el nuevo Premio Cervantes, opinó que su amigo Marsé, con el que competía por el galardón, es "un verdadero dechado de esmero estilístico".

Fue en 1960, tras colaborar con editoriales, hacer traducciones y publicar columnas, cuando Encerrados en un solo juguete, su primera novela, apareció publicada. Y seis años después le llegó el éxito con Ultimas tardes con Teresa, Premio Biblioteca Breve de Seix Barral. El autor, que cumplirá los 76 el 8 de enero, también tiene en su haber el Planeta o el Juan Rulfo, uno de los grandes. Con Rabos de lagartija obtuvo en el año 2000 tanto el Premio Nacional de la Crítica como el de Literatura. El Cervantes le llegó por fin sólo días después de haber publicado su hasta ahora última obra, el ensayo Ronda Marsé.

El galardonado celebró el éxito. "Naturalmente, estoy muy contento, después de que he sido finalista durante dos o tres años, así que muy bien", dijo, aunque "el premio está en la escritura", añadió. "Me lo esperaba y no, porque este año entre los finalistas estaban Pepe Caballero Bonald, Ana María Matute y Javier Marías, que son escritores que me merecen mucho respeto y a los que admiro", detalló.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios