Cultura

Adivina quiénes vienen estas noches

Comedia, Francia, 2014, 97 min. Dirección: Philippe de Chauveron. Guión: Philippe de Chauveron, Guy Laurent. Fotografía: Vincent Mathias. Intérpretes: Christian Clavier, Chantal Lauby, Ary Abittan, Medi Sadoun, Frédéric Chau, Noom Diawara, Frédérique Bel, Julia Piaton, Émilie Caen. Cines: Al-Ándalus Bormujos, Alameda, Arcos, Avenida, Cineápolis, Cinesa Camas, Cinesur Nervión Plaza, Cinesa Plaza de Armas, CineZona, Los Alcores, Metromar.

Variaciones a la francesa sobre Adivina quién viene esta noche con un guiño a Las locas aventuras del rabbí Jacob y algo de aquellos juegos infantiles de cartas de familias y razas. Si en Adivina quién viene esta noche Hepburn y Tracy asimilaban con cierta dificultad -sobre todo él- que el futuro marido de su hija fuera negro, en esta los sufridos padres, ricos católicos provincianos de corte tradicional, tienen que asimilar que tres de cuatro hijas se casen con un musulmán, un judío y un chino. Todos franceses y desde luego acomodados, porque estamos en la alta comedia, pero multicolores. Queda la pequeña como esperanza, porque por lo menos sale con un chico que no se llama ni Rachid, ni Benichou, ni Chao ling, sino Charles. Y además es cristiano. Pero... Adivinen quién viene esta noche.

Al precio de poner a los franceses conservadores (gaullistas, desde luego, no lepenistas) como tontos grandes burgueses y por lo tanto católicos (¿quién puede dudar que para ser católico hay que ser medio lelo?), esta película hace un canto simplón y amable a lo multicultural, multirreligioso (o arreligioso) y multirracial que ha arrasado las taquillas francesas como la más vista de 2014.

La pieza está escrita en la gran tradición francesa de la comedia de boulevard y funciona como un mecanismo de relojería en el que la risa comparece con la puntualidad de los cucos de reloj. Y no sólo cada hora, sino cada cuarto. Hay muchas risas, la mayoría fáciles, en esta película. Si el cuco de la risa sale sólo para los millones de franceses que se han tronchado viéndola o para otros públicos, ya se verá.

Toda comedia de boulevard tiene que contar con réplicas ingeniosas dichas por actores brillantes. Sobre lo primero tengo mis dudas pero sobre lo segundo, no. Christian Clavier y Chantal Lauby están perfectos como los padres racial y religiosamente atribulados. Los demás están bien. Si en vez de liquidar en un periquete los tres matrimonios primeros para centrarse en la historia del cuarto, y sobre todo en el enfrentamiento entre el padre de la novia y el del novio, imitando demasiado descaradamente la comedia de Stanley Kramer, esta película hubiera podido ser mejor. Pero no más eficaz en las taquillas. Y ya lo dijo Woody Allen: si la cosa funciona...

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios