San Fernando

Los trabajadores del comedor del cuartel de Camposoto denuncian que otra empresa realiza el servicio

  • Aseguran que no solo hace labores de limpieza y montaje

  • El colectivo se ha movilizado junto a afectados del Campo de Gibraltar a las puertas del cuartel

Movilización de los trabajadores del comedor en el acuartelamiento de Camposoto. Movilización de los trabajadores del comedor en el acuartelamiento de Camposoto.

Movilización de los trabajadores del comedor en el acuartelamiento de Camposoto. / D.C.

Los trabajadores del comedor del acuartelamiento de Camposoto han vuelto a protestar a las puertas de las instalaciones militares para reclamar la recuperación de sus empleos. Los afectados de San Fernando no estaban solos, pues además de familiares, amigos y políticos locales y provinciales han acudido compañeros de los comedor de dependencias militares del Campo de Gibraltar. Al grito de ¡Basta ya! Queremos trabajar, los manifestantes han aprovechado un acto castrense para hacer visible sus movilizaciones, ante las informaciones de que otra empresa atiende el servicio de comedor.

Dulcinea nos mata, Defensa nos remata podía leerse en la pancarta más grande que un grupo de trabajadores sostenía a un lado de la entrada al cuartel del Ejército de Tierra en Camposoto. Al otro lado de la carretera de acceso, otro grupo megáfono en mano, con banderolas, y una pancarta más pequeña colgada de una alambrada (con la proclama que repetían de viva voz escrita) hacía también ruido. Tanto para que los vehículos que circulaban por la zona atendieran a la protesta, como para que los visitantes del acuartelamiento que entraban o salían supieran de sus quejas. Solo un conductor se ha parado junto al grupo, lo que los manifestantes han reconocido y agradecido.

Se vende: ministra sin vergüenza se leía en otro cartel a modo de reclamo, una queja contra la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, que también lanzaban entre gritos. Cajas y útiles de cocina eran otros instrumentos usados para llamar la atención.

El colectivo reclama la recuperación de sus empleos ante la situación de incertidumbre que atraviesan. Sin cobrar desde agosto en el caso de los trabajadores del comedor del cuartel de Camposoto, desde mayo los compañeros del Campo de Gibraltar, a partir del 1 de octubre Defensa impidió su acceso a las instalaciones ante el impago de los seguros sociales por parte de la concesionaria, Dulcinea Nutrición.

De los 17 trabajadores, cinco son fijos y siguen dados de alta en la Seguridad Social, por lo que no pueden cobrar el subsidio de desempleo ni trabajar, como sí pueden hacer los otros que son fijos discontinuos. "El tiempo corre en nuestra contra", advierte Cristina Castilla, una de las trabajadoras con 18 años en el servicio de comedor del acuartelamiento de Camposoto. Se refiere a que ya no cobrarán a partir del mes de diciembre del Fondo de Garantía Social (Fogasa) que abona salarios hasta un máximo de 120 días.

Mientras, el servicio de comedor lo realiza personal del acuartelamiento con la implicación de la empresa OHL que se encarga de la preparación y limpieza del espacio. Esa era la primera información que tenía el colectivo, porque en la movilización de hoy aseguraban que tienen nuevos datos que apuntan a que "lo hacen todo". Por ello, tienen el caso en mano de sus abogados, y han denunciado a Dulcinea Nutrición, a Defensa "por su parte de responsabilidad" y a OHL por la suplantación de sus empleos. La nueva información, además, ha sido transmitida al gobierno municipal.

Precisamente, la ausencia del equipo de gobierno isleño en la protesta ha despertado las quejas de los manifestantes, que han hecho mención expresa a la alcaldesa. Sí estaban concejales del Partido Popular (PP), de Andalucía por Sí (AxSí) y Podemos (tanto local, como responsables provinciales de Adelante).

Los afectados mantendrán sus movilizaciones, al considerar que con la empresa que ahora hace las funciones del comedor Defensa no tiene prisas por iniciar una nueva licitación. "Estamos viendo cómo podemos reunirnos con el Ministerio, pero no es fácil", reconoce Castilla, que lamenta que se prorrogara el contrato a esta empresa (a partir de octubre) a pesar de los problemas que ya estaban teniendo con los pagos tanto con los trabajadores de San Fernando como de dependencias militares de otros puntos de España.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios