Coti | Músico y cantante “El rock argentino es hijo directo del tango”

  • El autor e intérprete argentino actúa esta noche en el Hotel Fair Play Golf de Benalup, dentro del ciclo Stay Alive, con la gira que lleva por título ‘Cercanías y confidencias’

El cantante argentino Coti, durante una de sus actuaciones. El cantante argentino Coti, durante una de sus actuaciones.

El cantante argentino Coti, durante una de sus actuaciones. / Web oficial de Coti

–Su concierto se titula Cercanías y confidencias y se anuncia como su espectáculo más íntimo. ¿Cómo es este Coti tan íntimo?

–Además de cantar, cuento, cuento historias que tienen que ver con las canciones, historias que tienen que ver con la vida de un artista, con la inspiración, con la manera de trabajar, historias que intento que la gente empatice con ellas, intento que nos riamos, que nos emocionemos, ir un poco más allá de un concierto al uso. Intento también reproducir la atmósfera de un artista en solitario, componiendo en su taller, en su atmósfera de soledad. Se trata de acercar al público a esa otra perspectiva de la obra, que conoce en unos aspectos y en otros no.

–Sería como la trastienda de las canciones.

–Sí, por eso el nombre de cercanías y confidencias. Se trata de generar un clima diferente al de los grandes aforos, los grandes festivales, donde se vive otro tipo de emociones. Esto, quizás, tiene más de teatral, algo de monólogo. Pero no deja de ser un concierto en ningún momento.

–Hablará y cantará. En un concierto este verano en Cádiz, Pedro Guerra tuvo que advertir que estaba hablando mucho, pero que también iba a cantar... ¿Es una necesidad del autor hablar, contar cosas?

–(Ríe) Más que una necesidad nuestra es responder a una necesidad de una demanda del público. Obviamente que a nosotros nos gusta, porque tiene que ver con nuestra vida, y a veces contar nos hace entendernos a nosotros mismos. Es un poco de psicoanálisis. En mi caso empezó siendo una demanda del público en las trastiendas, en las firmas de disco, en las redes sociales... Y, a veces, en el concierto puro y duro hay toda una parte que al público le interesa saber; qué estaba pasando por nuestra cabeza, por nuestros corazones, que estábamos sintiendo. Sobre todo a los que escribimos nuestras canciones y estamos brindando nuestra experiencia a través de las canciones.

–¿Qué da más satisfacción a un autor: triunfar o destacar con una canción propia que uno mismo canta o que la haga otro cantante con esa misma canción?

–Evidentemente, cuando tiene que ver con un disco propio, con un proyecto, cuando yo hago un disco mío, de los diez que hice, es una responsabilidad, un trabajo mucho mayor pero también una libertad mucho mayor y un campo de expresión artística mucho más completo, tridimensional, porque no sólo se pone en juego la primera y la última sílaba que uno escribe, la letra, la música, sino también la producción, los arreglos, la interpretación, la gira, el sonido, un montón de cosas de las que en mi caso yo me hago cargo, me hago responsable y culpable de todo lo que ocurre en mis discos, con lo cual el campo de ejecución artística es mucho más amplio. Yo nací siendo músico, tengo mis proyectos, y no me alcanza solamente con escribir canciones, o solamente producir arreglos o solamente cantar, no me alcanza con eso. Hay mucha gente que sí, a la que le alcanza sólo interpretando y son grandísimos intérpretes, como Julio Iglesias, Mercedes Sosa...

–En uno de sus vídeos en Youtube hay un comentario con una pregunta que le traslado: ¿por qué es tan bueno el rock argentino?

–(Ríe) Pues no lo había leído. Mira, el rock argentino tiene varias aristas que lo hacen único, pero creo que la arista más importante tiene que ver con el tango, creo que el rock argentino es hijo directo del tango, aunque mi generación sería nieto (ríe). Tiene una ligazón con el tango porque los primeros discos fundacionales del rock argentino, en los años 60, tenían mucho de los Beatles pero mucho también del tango. Eso generó una tridimensión y una sonoridad especial, una poética especial, una identidad en las letras, también en la manera de escribir y en la poesía. No nos olvidemos que los poetas y los músicos del tango han sido de primerísima, primera calidad. Estamos hablando de poetas de alto nivel y de músicos de alto nivel. Cuando se conjuga una cosa de alto nivel con lo popular, ocurre lo que ocurre con el tango, con el rock en general, con el bolero, con la bossanova, con el jazz... Aquí no se trata de géneros, se trata de arte. El tango es rock and roll y el rock and roll es tango.

–Hay anunciado un disco suyo para 2020.

–Sí, estoy trabajando, además en plena gira, y es complicado: tienes que hacer entrevistas, tienes que subirse al escenario, tienes que cuidar la voz, tienes que grabar el disco, escribir las canciones... pero no me quejo, que es mi manera de expresarme y de comunicarme con el mundo. Estoy haciendo un disco nuevo, que ya empecé la grabación, la composición, pero todavía me queda mucha gira, pero me queda mucha grabación.En marzo estará más o menos terminado.

–¿Será un Coti distinto, igual, evolucionado?

–Hombre, siempre uno evoluciona dentro de una línea de coherencia que ni me la planteo, que simplemente está en mi corazón. Yo intento ser sincero con lo que hago, no forzar absolutamente nada, y sí abrirme a nuevas expresiones, aunque hay poco nuevo, la verdad. Porque en la música popular no es la mejor virtud la novedad. La música popular siempre se nutre de eslabones de una cadena, nunca ha sido una vanguardia. Quiero hacer un disco de estudio que me llene el alma, y eso, cuando uno ya sacó muchos discos, va poniendo el listón cada vez más arriba (ríe).

–No me resisto a preguntarle si vio la final del Mundial de Baloncesto.

–Pues sí, la vi en carretera, como casi todo lo que hago en mi vida. Paramos un rato a tomar un café, veníamos de gira de Galicia y la ví..., pero bueno fue un paseo de principio a fin. Me ponía contento de las dos maneras, pero sobre todo porque ganó el mejor, y eso es lo importante en el deporte. Hubiera sido algo lindo que ganara Argentina, pero la final ha sido así.

–A ver si alguna vez en el Mundial de Fútbol se da esta misma final...

–(Ríe). Ahí ya no sé si estaría tan contento, ahí van otras leyes... (ríe).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios