Energías renovables Un fondo de Luxemburgo compra el 80% de una planta solar en obras en Puerto Real

  • La instalación entrará en servicio a finales de año y tiene 50 megavatios de potencia

  • Su extensión es de 136 hectáreas y se sitúa en una zona rural cerca del Barrio Jarana

Terrenos en los que estaba prevista la construcción de la planta solar en Puerto Real. Terrenos en los que estaba prevista la construcción de la planta solar en Puerto Real.

Terrenos en los que estaba prevista la construcción de la planta solar en Puerto Real. / D. C.

La multinacional española OPDEnergy ha traspasado al fondo Marguerite el 80% de la planta fotovoltaica Miramundo que se construirá en el término municipal de Puerto Real. La instalación tendrá una potencia instalada de 50 megavatios de potencia y el importe de la operación no ha trascendido. La transacción comprende una participación similar del 80% en otra planta en desarrollo de OPDEnergy denominada La Fernandina y situada en Mérida, según han indicado ambas compañías en un comunicado conjunto.

“Esta inversión encaja muy bien en nuestra estrategia de renovables basada en encontrar proyectos con baja subvención pública y un coste de energía normalizado”, ha subrayado William Pierson, partner de Marguerite.

OPDEnergy ya cuenta con licencia para inicar las obras en Puerto Real y prevé culminar los trabajos este mismo año. Miramundo ocupará una superficie de 136,7 hectáreas sobre unos terrenos catalogados como no urbanizable rural-agrícola-ganadero, situados cerca del Barrio Jarana, tras el campo de golf Villanueva. Para su conexión a la red es necesario construir una nueva línea de alta tensión de 1.229 metros de longitud. Ésta será totalmente subterránea y permitirá evacuar la electricidad generada en la planta fotovoltaica a la subestación de Endesa de Puerto Real, situada junto al hospital del SAS.

Una vez que esté conectada a la red, la planta de Puerto Real generará una producción equivalente al consumo de 26.000 hogares, evitando la emisión de 40.000 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera. En la construcción de Puerto Real y Mérida se crearán 400 puestos de trabajo, según las estimaciones de OPDEnergy. Tras su finalización, la compañía española seguirá encargada del mantenimiento y la gestión técnica y comercial.

“Cerrar esta inversión conjunta con Marguerite, uno de los fondos líder de infraestructuras, es un hito importante para nuestra compañía”, explicó el consejero delegado de OPDEnergy, Luis Cid. Además, la firma afirmó que está abierta a colaborar en otros proyectos con Marguerite.

Comercialización asegurada

OPDEnergy asegura que ya ha suscrito un contrato con Centrica para comercializar la energía producida por estas plantas bajo la modalidad PPA (acrónimo en inglés de acuerdo de venta de energía). Estos contratos son acuerdos a largo plazo, de al menos cinco años de duración, en los que se fija el precio de venta de electricidad. Así, tanto OPDEnergy como la comercializadora y los consumidores finales se benefician de contar con un precio estable a salvo de las fluctuaciones del mercado, lo que les permite planificar mejor sus inversiones.

Ambas plantas forman parte de la capacidad ajudicada a OPDEnergy durante la última subasta renovable  celebrada en España. La multinacional energética tiene en desarrollo 100 megavatios solares fotovoltaicos en Andalucía distribuidos en sendas plantas en Puerto Real y Alcalá de Guadaíra. Además, cuenta con otros 148 megavatios en Aragón y los 50 megavatios correspondientes a la central de Mérida. 

Al margen de sus proyectos en España, OPDEnergy tiene previsto además a lo largo del actual ejercicio lanzar otros proyectos en países como México, Chile, Estados Unidos e Italia, que permitirán a la compañía alcanzar la cifra de 500 MW construidos en 2019. Además, aplicando su estrategia de diversificación en fuentes de energía, el porfolio en desarrollo de la multinacional supera los 5.000 megavatios en solar, eólica e hidráulica.

Marguerite surgió en 2010 para financiar actuaciones del Plan Juncker, la iniciativa lanzada por la Comisión Europea para promover la inversión en infraestructuras y energías verde mediante la colaboración público-privada.

Con sede en Luxembrugo, gestiona dos fondos financiados por seis instituciones públicas de Europa: el Instituto de Crédito Oficial –que depende del Ministerio de Economía–, Caisse des Dépôts et Consignations (Francia), Cassa Depositi e Prestiti (Italia), el Banco Europeo de Inversiones (BEI), KfW de Alemaniay el PKO Bank de Polonia.

El primero de los fondos, dotado con 710 millones, ya ha sido invertido, mientras que el segundo, denominado Marguerite II, cuenta con un capital de 700 millones –200 dotados por el BEI y 100 millones por cada una de las entidades públicas participantes– y una vigencia de diez años. A estos dos fondos se suma un tercer instrumento, creado junto a la firma británica Pantheon.

Para Marguerite, la compra de ambas plantas solares supone su tercera operación en España. La gestora luxemburguesa, adquirió en julio 2012 a Sacyr el 45% de la concesión de la A-1 Santo Tomé del Puerto-Burgos por 106,6 millones, uno de los peajes en sombra que adjudicó el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para renovar las autovías de primera generación. Cinco años después, la traspasó a la firma de inversión británica Pantheón.

Marguerite ejecutó su segundo movimiento el año pasado, cuando facilitó financiación para la planta de biomasa que promueve Greenalia en La Coruña y que será la mayor de sus características de España.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios