Así es...Isidoro Gambín/Candidato del PSOE en Arcos

El hombre que se toma la vida con deportividad

  • Se presenta otra vez como candidato del PSOE para revalidar su gestión ante las urnas

El alcalde de Arcos y candidato del PSOE El alcalde de Arcos y candidato del PSOE

El alcalde de Arcos y candidato del PSOE / RAMÓN AGUILAR

Iba para biólogo pero el destino le tenía reservado otros planes. La muerte del padre lo obligó a echar una mano en casa para salvar la complicada situación económica que se le quedó a su madre y sus muchos hermanos. Así que cogió el toro por los cuernos y sacó plaza como funcionario judicial. Ya casado y con hijos, lleva cuatros años con una excedencia para dedicarse de lleno a su labor como alcalde de Arcos, el pueblo más grande de la Sierra.

El candidato del PSOE y actual regidor Isidoro Gambín vuelve a presentarse después de cuatro años casi de vértigo en un Ayuntamiento que se encontró en ruinas, con apercibimientos judiciales que ponían en jaque su propio patrimonio personal por deudas que tenía que pagar y que algunas databan de hace 30 años acumuladas de otros gobiernos anteriores. “Estoy aquí por responsabilidad, no porque me haga falta. Puedo volver a mi trabajo cuando quiera”, explica cuando se le interroga sobre todos los sin sabores que ha pasado en este mandato.

Por fin ha revelado lo que le dijeron en casa tras esa decisión judicial en la que el juez lo obligaba a poner de su bolsillo dinero para pagar las multas que tenía el Ayuntamiento por los impagos que habían dejado los gobiernos anteriores con proveedores. Los que lo quieren de verdad le aconsejaron que cogiera sus cosas, se marchara y dejara la política. “Pero yo no podía irme por la puerta de atrás. Había asumido una obligación con los ciudadanos de Arcos y yo voy hasta el final. Soy así, es mi filosofía de vida”, explica este arcense, que se confiesa creyente.

La mejor escuela en política la tuvo en su casa con un padre, que fue concejal en los años 80, del que heredó su ideario político. Y también en la calle, donde aprende cada día escuchando a sus vecinos. Dicen de él que es un hombre de talante, cercano y atento en las distancias cortas. Confiesa que su domingo perfecto es el que empieza haciendo deporte y sigue con el disfrute de su familia. El deporte siempre ha sido vital para Gambín. Como el agua o el alimento. Por el deporte se metió también en política. Pepa Caro, la ex alcaldesa de Arcos, le prometió en 2007 que podría llevar a cabo un proyecto deportivo como concejal y él la siguió. Estuvo como concejal de Deportes. Ahora le gustaría reservar más tiempo para sus aficiones deportivas y para su familia, pero la cosa pública tiene eso: todas las horas son poca para la gestión.

Y es que Gambín recibió tras su investidura a modo de ‘regalo’ el bloqueo de los fondos estatales, la PIE de 600.000 euros, que le impedía pagar a la plantilla y abrió cajones y se encontró con una deuda millonaria y otros más de 30 millones de euros de impagos a Hacienda y Seguridad Social. Así que estos cuatro años ha aprendido a racionalizar y a poner orden en las cuentas municipales. “Las penurias que yo he pasado no las va a pasar el alcalde o alcaldesa que resulte de las elecciones. Hemos saneado el Ayuntamiento. No tiene nada que ver con 2015. Hemos hecho un sacrificio para poner los pilares de un futuro mejor para la ciudad y es algo que me hace seguir. Ahora que hemos hecho el trabajo duro tengo la obligación de presentarme para tener la oportunidad de ofrecer algo más a mis vecinos”, apostilla.

Gambín dice que no se casa con nadie. Le dio un sopapo a su propio partido cuando perdió el proyecto del circuito de velocidad ubicado cerca de Bornos. “Eso me dolió. Yo antepongo los ideales y el partidismo por defender los intereses de mis ciudadanos. Era una inversión muy importante para Arcos”, afirma el candidato del PSOE.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios