Coronavirus Cádiz

El cierre perimetral ahoga a las empresas de Tres Caminos

  • La clientela de las 116 empresas del polígono se ha reducido en un 90% al limitarse solo a los residentes de Puerto Real

  • En un control policial se sancionaron este viernes, en dos horas, a más de 50 vecinos de San Fernando y Cádiz que querían entrar a comprar

Toñy Lobato, gerente de Lunares, ante los vestidos de flamenca que no ha podido vender esta temporada Toñy Lobato, gerente de Lunares, ante los vestidos de flamenca que no ha podido vender esta temporada

Toñy Lobato, gerente de Lunares, ante los vestidos de flamenca que no ha podido vender esta temporada / Julio González (Puerto Real)

Este domingo, el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, informará sobre las nuevas medidas que se van a aplicar en la comunidad autónoma para frenar el avance del coronavirus. Muy pendiente de estas decisiones está el sector del comercio y la hostelería, que desde hace dos semanas está sometido a limitaciones horarias. Para la mayoría de ellos el recorte horario o el toque de queda ha sido muy perjudicial, pero si miramos hacia centros comerciales “fronterizos”, como puede ser Tres Caminos (Puerto Real), es el cierre perimetral lo que lo está ahogando.

Las 116 empresas que trabajan en este centro comercial abierto están tan preocupadas por el futuro de sus negocios que incluso se plantean pedir auxilio a la presidencia de la Junta para que se adopten medidas excepcionales en situaciones como las que se dan en Tres Caminos, que ha visto como su clientela potencial se esfuma a golpe de decreto.

El polígono está ubicado en el término municipal de Puerto Real. Sobre eso no hay dudas, al menos sobre el papel. Otra cosa es el desconcierto de gran parte de la población que, por su situación geográfica, tengan interiorizada la idea de que cuando entran en él están en San Fernando. A tenerlo claro no ayuda que algunas de las grandes empresas del polígono se publiciten como un establecimiento en San Fernando, o que otras muchas se rijan por el calendario festivo de La Isla. Y si quedan dudas las aclaran en los controles policiales que en estas semanas se están realizado para asegurarse el respeto al cierre de municipios. Y eso que se han dado situaciones en las que los propios agentes han tenido que realizar alguna que otra llamada para preguntar a qué término municipal pertenece la zona comercial tras la insistencia de algún vecino.

En la tarde de este viernes, agentes de Policía Nacional y Local realizaron un control en la entrada del polígono y levantaron más de medio centenar de sanciones a personas de otros municipios que pretendían acceder saltándose el cierre. En su gran mayoría eran vecinos de San Fernando (que desconocían que cambiaban de localidad) y Cádiz, aunque también se sancionó a personas de Chiclana, Conil, Benalup e incluso a un residente en Almería.

Aparcamiento de la zona centro del Polígono Tres Caminos Aparcamiento de la zona centro del Polígono Tres Caminos

Aparcamiento de la zona centro del Polígono Tres Caminos / Julio González (Puerto Real)

Desde el pasado 9 de noviembre la zona tiene una imagen que no es la habitual, y mucho menos a las puertas de la Navidad y en plena campaña como la del Black Friday, que ya se da por perdida. Las empresas han pasado de dar servicio a los clientes de San Fernando, Cádiz, Chiclana y Puerto Real (más de 330.000 personas), a poder atender solo a los vecinos de la Villa que apenas suponen el 10%. También han perdido toda la clientela de la Janda.

“El problema es que a quien les pilla más cerca, que es a los residentes en San Fernando, no piden entrar; y que quienes sí pueden hacerlo, los puertorrealeños, no están tan habituados bien porque le coge más lejos o porque ni tan siquiera saben que es su término municipal”. Es la reflexión que realizan en la ‘Comunidad de Propietarios del Polígono Industrial Tres Caminos’, una entidad que mantiene las zonas comunes del polígono y en la que a su vez existe una asociación de empresas. Aseguran que reciben muchas llamadas de clientes preguntando si se puede ir o no. “Y la respuesta casi siempre es no”, dicen en la Asociación.

Representantes de esta entidad aseguran que la media de vehículos que habitualmente entran en el polígono roza los 20.000 al día entre trabajadores, proveedores y, principalmente, clientes. “Eso un día normal, si hay campañas fuertes de algunas de las empresas que consideramos tractoras, como puede ser Media Markt, la afluencia es mucho mayor”, aseguran. Ahora no llegan ni al 20%. “Los trabajadores y los cuatro que se animan a venir”, dicen.

Jesús García, gerente de la empresa de materiales de construcción ‘Hermanos García Pavón’. Jesús García, gerente de la empresa de materiales de construcción ‘Hermanos García Pavón’.

Jesús García, gerente de la empresa de materiales de construcción ‘Hermanos García Pavón’. / Julio González (Puerto Real)

Casi todos los empresarios allí instalados coinciden en lo mismo: el problema no es el horario sino el cierre perimetral. En la entrada del polígono, Jesús García, regenta la empresa de materiales de construcción ‘Hermanos García Pavón’ que sobrevive a duras penas. Tiene 14 trabajadores y algunos más que ahora está en un ERTE, y no sabe qué va a hacer a partir de la próxima semana si el cierre perimetral continúa o se endurecen las medidas.

Su situación es tan complicada que asegura que ahora están peor que en marzo cuando les obligaron a cerrar durante un mes y medio. “Antes, al menos, estábamos en ERTE y con todo esto cerrado nos ahorrábamos los gastos de luz. Ahora es imposible. Todo funcionando y aquí no entra nadie”, dice con resignación. Es incapaz de cifrar el porcentaje de venta que ha caído. “Para eso tendría que vender, ¿no?”. Pero sí pone un ejemplo. “Este jueves me llamó mi hermana, que atiende al público, para decirme que había ido una familia a comprar los azulejos para un baño. Esa es la situación: el día que entra un cliente es una novedad”.

De momento no ha querido tomar medidas más drásticas en su empresa. Quería intentar aguantar dos semanas, pero ve que la situación se va a alargar más y ya le da vueltas a la cabeza para que el daño sea lo menor posible. “Además de que no podemos vivir solo con el cliente de Puerto Real, nuestro sector está en crisis porque la gente está reacia a meterse en obras. Entre el que no tiene dinero porque se ha quedado en paro, el que lo tiene pero no quiere hacer nada porque no sabe lo que va a venir, y el que puede y quiere pero no se atreve a que haya un confinamiento y se quede con la obra a medias, no hay manera de vender una caja de azulejos o un sanitario”, lamenta.

Toñy Lobato, gerente de ‘Lunares’, dedicada la venta de vestidos de flamenca, comuniones y celebraciones. Toñy Lobato, gerente de ‘Lunares’, dedicada la venta de vestidos de flamenca, comuniones y celebraciones.

Toñy Lobato, gerente de ‘Lunares’, dedicada la venta de vestidos de flamenca, comuniones y celebraciones. / Julio González (Puerto Real)

Muy cerca de allí, junto a la gasolinera, Toñy Lobato regenta ‘Lunares’, una empresa especializada en moda flamenca y vestidos de comunión y otras celebraciones. Ha abierto sus puertas este viernes, aunque ahora lo hace menos. Funciona con cita previa en el caso de que haya alguna, pero se resiste a cerrar porque no quiere dar sensación de “abandono”. Ante percheros con cientos de vestidos de lunares y flores que buscan compradoras que los luzcan, se lamenta del “último estocazo” para su empresa. Ya ha tenido que prescindir de sus dos empleadas y eso es lo que más le duele.

“Yo me llamaría dichosa si se acabase el cierre perimetral. Que se limite, aunque sea, al distrito sanitario, que nos puedan visitar nuestros clientes del resto de la Bahía y la Janda, porque es que no hay manera de mantener esto a flote”. A las dificultades de venta que comparte todo el comercio del polígono, Toñy añade las peculiaridades de su sector. Se han caído del calendario todas las ferias y la mayoría de celebraciones. En las comuniones también hay dificultades porque, aunque ya se están dando fechas, las familias no terminan de fiarse porque no saben cómo va a estar la situación en unos meses.

Una vista exterior de Konfort Sofá, una de las empresas ubicadas en el polígono Tres Caminos y cuyo gerente es Manuel Romero. Una vista exterior de Konfort Sofá, una de las empresas ubicadas en el polígono Tres Caminos y cuyo gerente es Manuel Romero.

Una vista exterior de Konfort Sofá, una de las empresas ubicadas en el polígono Tres Caminos y cuyo gerente es Manuel Romero. / Julio González (Puerto Real)

Que el polígono está en su peor momento desde marzo lo sabe bien Manuel Romero, gerente de Konfort Sofá, situada en la zona de mayor actividad de Tres Caminos, donde están las empresas que más público atraen. Esta no es la única empresa que regenta en la provincia, por eso puede comparar y no tiene duda de que “con diferencia, esta es la que va peor”. Es una tienda grande, por lo que necesita de más personal, los alquileres son más caros y también suben los gastos de mantenimiento. Si no van los clientes, la ecuación es clara. “Que solo puedan venir los vecinos de Puerto Real es inviable. Primero porque el número de habitantes es menor que de San Fernando o Chiclana, y después porque está más alejado y eso tampoco ayuda a que vengan”, dice Manuel. De momento, en su empresa, no ha realizado recortes de personal. Como tantos otros empresarios ha pensado que serían 15 días, pero ya está casi convencido de que se podrá alargar más y también baraja otras opciones.

Salvo los supermercados, las clínicas veterinarias o la estación de la ITV y algún que otro esencial, todas las empresas han tenido que modificar sus horarios. A las seis de la tarde el polígono Tres Caminos se queda sin vida, aunque la actividad prácticamente desaparece a las tres de la tarde. En condiciones normales, la próxima semana sería una de las de más venta del año debido a la coincidencia de la temporada de la Navidad con las ofertas del Black Friday. Una semana en la que los controles policiales, como temen los empresarios, sustituirán a la regulación del tráfico que suele hacer la Policía para evitar el colapso en la autovía provocado por los miles de vehículos que quieren entrar en Tres Caminos. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios