PUERTO REAL

La 'vuelta al cole' más nostálgica

  • El colegio Nuestra Señora de Lourdes ha abiertos sus puertas este martes, 16 años después de quedar clausurado, para recibir a un grupo de antiguos alumnos antes de que el edificio sea demolido

  • La alcaldesa, Elena Amaya, antigua alumna del centro, les ha acompañado en la visita

Un grupo de alumnos durante la visita al antiguo colegio Olmo Un grupo de alumnos durante la visita al antiguo colegio Olmo

Un grupo de alumnos durante la visita al antiguo colegio Olmo / C.P. (Puerto Real)

Si algo ha caracterizado este mes de septiembre han sido las vueltas al cole más atípicas que se recuerdan. Ningún regreso a las aulas ha sido tal y como estábamos acostumbrados, pero la que se ha producido este martes ha sido, sin duda, la más particular de todas en Puerto Real.

16 años después de que el colegio Nuestra Señora de Lourdes - el colegio Olmo para el imaginario colectivo- cerrase sus puertas ha vuelto a abrir para recibir a un grupo de alumnos que pasaron por sus aulas. La iniciativa surgió en las redes sociales, después de que se tuviese conocimiento de que la Empresa Pública de Suelo y Vivienda (EPSUVI), actual propietaria del antiguo colegio, lo sacase a la venta.

Elena Amaya comparte recuerdos con antiguos alumnos Elena Amaya comparte recuerdos con antiguos alumnos

Elena Amaya comparte recuerdos con antiguos alumnos / C.P. (Puerto Real)

Entonces, las redes sociales se llenaron de mensajes de nostalgia mostrando el interés de muchos alumnos de volver a visitar un centro que abandonaron, como poco, hace ya más de dos décadas. Los mensajes se dirigían a la alcaldesa, Elena Amaya, que además de ser la presidenta del Consejo de administración de la Epsuvi, es antigua alumna del centro.

Así, Amaya contactó con el arquitecto municipal para poder organizar una visita en pequeños grupos dado el estado ruinoso del edificio. Este martes se abría una de las puertas para que los alumnos visitasen un edificio que a duras penas se mantiene en pie y que está totalmente absorbido por la maleza. Sin embargo, hoy parecía que todos esos inconvenientes pasaban a un segundo plano y el antiguo alumnado miraba el entorno con los ojos de la época en la que estudiaron.

Los alumnos buscaban recuerdos entre los escombros Los alumnos buscaban recuerdos entre los escombros

Los alumnos buscaban recuerdos entre los escombros / C.P. (Puerto Real)

También participaron algunos profesores, entre ellos María de los Santos Calvo, conocida por todos como Maruja Olmo, directora y pieza clave en la historia del centro que muy emocionada volvía a un patio que no había vuelto a pisar desde que cerró sus puertas. “Estoy muy emocionada porque este sitio me trae recuerdos de toda una vida. Hoy me he reencontrado con el lugar que más he querido y con muchos de los alumnos a los que tuve la suerte de dar clases”, dice Maruja acompañada de su hermana Lourdes, otra de las maestras del antiguo colegio.

También participó la alcaldesa, que nada más entrar en el centro, entre unos escombros, se encontraba una ficha de una alumna que, casualmente, llevaba su foto. “Parece que estaba preparado pero ha sido la mayor de las casualidades. Lo he visto en el suelo, lo he recogido para no pisarlo y cuando he visto que era yo no me lo podía creer. Estoy muy emocionada”, expresaba Amaya con lágrimas en los ojos, al contemplar sus notas de séptimo de EGB. "Mirad, todo sobresaliente y notable", dice orgullosa.

La primera edil aprovecho la ocasión para dar las gracias a Maruja Olmo, por haber creado “una familia de un colegio” y compartió recuerdos con compañeros de promoción y de otras etapas, que rebuscaban entre papeles y cuadros, algún recuerdo de un centro que marcó la vida de cientos de puertorrealeños y que, en breve, será derribado. 

 

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios