Provincia de Cádiz

Muere por Covid el sargento gaditano Francisco Rodríguez Sánchez

  • El buque Hespérides tuvo que cancelar su participación en la campaña Antártica por un brote de Covid que afectó al 60 por ciento de su dotación

El sargento gaditano Francisco Rodríguez Sánchez El sargento gaditano Francisco Rodríguez Sánchez

El sargento gaditano Francisco Rodríguez Sánchez

El gaditano Francisco Rodríguez Sánchez, sargento primero de la Armada de la dotación del Buque de Investigación Oceanográfica Hespérides, ha fallecido a los 43 años este sábado por Covid-19, tras semanas ingresado en el hospital de Gran Canaria Doctor Negrín.

Así lo ha comunicado el Ministerio de Defensa a través de la cuenta oficial de Twitter, desde donde han dado el pésame a familiares y amigos y han mandado "todo el cariño" a la dotación del Hespérides.

El Hespérides atracó en el puerto de Las Palmas el 4 de enero tras ser detectado a bordo un foco de covid-19 que llegó a afectar a 39 de sus 58 tripulantes cuando efectuaba su tránsito desde Cartagena a Punta Arenas (Chile) para participar en la Campaña Oceanográfica, señala el comunicado, que cada año tiene lugar en la Antártida y que aúna a militares y científicos. Dadas sus particulares características, el Comité Polar Antártico elaboró un estricto protocolo para poder desarrollar su misión.

Veinticuatro días después, el 28 de enero, el buque zarpó de Las Palmas de Gran Canaria de regreso a su base en Cartagena tras superar el brote de coronavirus, según ha informado la Armada en un comunicado.

Desde la Armada siempre se ha afirmado que se actuó conforme a los protocolos de la covid-19. Siguiendo con estos criterios, toda la dotación del buque, todavía en tierra, realizó una prueba PCR e inmediatamente después se sometió a un periodo de cuarentena. Tras él, volvió a realizarse una nueva prueba PCR antes de embarcar, como se  venía realizando en otros buques de parten de misión. El buque "cumplía de forma rigurosa los protocolos sanitarios establecidos por la Inspección General de la Defensa y recomendaciones del Instituto de Medicina Preventiva de la Defensa (IMPDEF)".

El 19 de enero uno de los militares de la tripulación, que quiso mantener el anonimato, denunció  que se sentían abandonados y que el confinamiento no se cumplía en el buque. Según su queja, algunos contagiados asintomáticos salían de sus camarotes a zonas comunes a fumar; los tripulantes sanos entregaban la comida a los positivos en sus camarotes sin EPI, solo provistos de mascarillas quirúrgicas y guantes; y las desinfecciones que se practicaron fueron insuficientes.

La Armada informó entonces de que se realizaron dos desinfecciones de los camarotes de los positivos y de todas las zonas comunes del buque; que se aisló a toda la dotación en cabinas individuales; y que los contagiados eran atendidos por el servicio médico y la comida, siguiendo los protocolos, se les servía con trajes EPI. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios