Relevo presidencial en EEUU

La Policía del Capitolio alertó de que el Congreso podría ser asaltado

  • La alerta fue lanzada tres días antes de que la turba trumpuista irrumpiera en el Legislativo

  • Washington se prepara blindada para la llegada de Biden a la Casa Blanca

Tropas armadas de la Guardia Nacional de Pensilvania en un puesto de control en Washington. Tropas armadas de la Guardia Nacional de Pensilvania en un puesto de control en Washington.

Tropas armadas de la Guardia Nacional de Pensilvania en un puesto de control en Washington. / Justin Lane (EFE)

Un informe interno de inteligencia de la Policía del Capitolio en Washington advirtió tres días antes del asalto del pasado 6 de enero que el Congreso podría ser el objetivo de los seguidores del presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, descontentos por los resultados de la elección de noviembre, según medios locales.

"Los partidarios del actual presidente ven el 6 de enero de 2021 como la última oportunidad para anular los resultados de las elecciones presidenciales", apuntó el documento, cuyos extractos difundió este viernes el diario The Washington Post.

"A diferencia de las protestas postelectorales anteriores, los objetivos de los partidarios de Trump –agrega el informe– no son necesariamente los manifestantes contrarios como lo era anteriormente, sino el Congreso mismo es el objetivo el día 6".

Ese día, ambas cámaras del Congreso encabezadas por el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, sesionaban de forma conjunta para certificar la victoria del demócrata Joe Biden como presidente electo de EEUU, cargo que asumirá el próximo miércoles.

Ya el martes pasado, el Post reveló que un informe interno de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) había alertado un día antes del asalto de que un grupo de extremistas se preparaba para lanzar una "guerra" en Washington y cometer violencia contra el Congreso.

La información contradice las declaraciones del jefe de la oficina en Washington del FBI, Steven D’Antuono, que dijo la semana pasada a los periodistas que esa agencia no tenía "ninguna indicación" de que hubiera nada planeado para el pasado 6 de enero, más allá de las protestas de los seguidores de Trump.

Informe del FBI

La oficina del FBI en la cercana Norfolk (Virginia) había alertado, en un informe aprobado para su publicación interna el día 5, de planes de extremistas que habían compartido un mapa de los túneles del Capitolio y habían mencionado amenazas concretas contra ese complejo.

"Un hilo publicado en internet menciona llamadas específicas a la violencia que incluyen esta: ‘Estén preparados para luchar. El Congreso tiene que escuchar cristales que se rompen, puertas que se abren a patadas y sangre que se derrama de sus soldados esclavos de BLM y Pantifa", dice el documento, obtenido por el Post.

Las siglas BLM son una referencia a los activistas contra el racismo de Black Lives Matter (las vidas negras importan), mientras que Pantifa es una alusión despectiva sobre el movimiento de izquierda Antifa, cuyos miembros se enfrentan a veces a los extremistas de derechas que defienden a Trump.

Con sus monumentos más emblemáticos resguardados por vallas metálicas y soldados y policías uniformados apostados en puntos estratégicos, Washington comenzó este viernes la cuenta atrás para albergar el próximo miércoles el acto de investidura del presidente electo de EEUU, Joe Biden, tras el asalto de la semana pasada al Capitolio.

El miedo a otro brote de violencia política ha llevado a las autoridades a blindar como nunca antes la capital de Estados Unidos, que es por estos días epicentro de una serie de investigaciones que buscan determinar cómo un grupo de seguidores de Trump superó la seguridad del complejo del Legislativo.

El asalto, que superó cualquier secuencia recreada por Hollywood, causó la muerte de un policía del Capitolio y de cuatro personas más.

De cara a la 59 ceremonia de transmisión de mando, las autoridades ordenaron el cierre del National Mall, el parque que alberga los monumentos y la famosa explanada que suele albergar multitudes durante esta pomposa actividad.

Además de la clausura del National Mall, en vigor desde este viernes y hasta al menos el 21 de enero, el Servicio de Parques Nacionales dispuso el cierre de distintas vías, algunas de ellas en los alrededores de la Casa Blanca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios