Mundo

La OTAN descarta atacar a Irán en respuesta a su programa nuclear

  • Londres reitera su apuesta por "una solución negociada" pero sin rechazar "otras opciones" · Teherán advierte de las graves consecuencias que tendría, porque sus fuerzas están preparadas para causarles grandes daños

Comentarios 1

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, urgió ayer a Irán a detener su programa de enriquecimiento de uranio y descartó cualquier posibilidad de que la Alianza participe en un ataque contra el país.

"La OTAN no tiene ninguna intención de intervenir en Irán y no está involucrada como alianza en la cuestión iraní", subrayó Rasmussen, preguntado en una rueda de prensa sobre los supuestos planes de EEUU y el Reino Unido para lanzar un ataque.

Según The Guardian, tanto Washington como Londres estarían acelerando su planificación de cara a una posible acción militar ante la creciente preocupación por las actividades nucleares de Teherán.

Rasmussen indicó ayer que la organización apoya "los esfuerzos internacionales para buscar soluciones políticas y diplomáticas al problema de Irán" y urgió a los líderes iraníes "a cumplir con las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y a detener el programa de enriquecimiento".

El Gobierno británico también reiteró ayer su posición sobre el programa nuclear iraní, al afirmar que apuesta por "una solución negociada" con Teherán, pero sin descartar "otras opciones".

"Nuestra posición respecto a Irán no ha cambiado", subrayó un portavoz de Downing Street, residencia del primer ministro, en respuesta a la información del diario británico. "Queremos una solución negociada, pero todas las opciones deben mantenerse sobre la mesa", señaló, para incidir en que esto no significa que Londres "abogue por una ofensiva militar".

En los últimos días, Israel también ha visto aumentar el debate sobre la opción de un posible ataque militar contra el programa nuclear iraní, después de que varios periódicos asegurasen que el asunto está siendo abordado en el seno del Gobierno.

Israel considera ese desarrollo atómico iraní como una de sus mayores amenazas y un elemento desestabilizador de toda la región. Según un sondeo difundido ayer, un 41% de los israelíes están a favor de que su país ataque Irán, mientras que un 39 se muestra contrario y un 20 indeciso.

Las conjeturas sobre un posible ataque contra Irán surgen en vísperas de que la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) publique un informe sobre la capacidad nuclear de ese país. Mientras que EEUU, Francia y el Reino Unido quieren que la Agencia difunda lo que sabe sobre los supuestos experimentos iraníes, Rusia y China se oponen.

Por su lado, Teherán advirtió a EEUU e Israel de las graves consecuencias que para ellos tendría un eventual ataque contra instalaciones nucleares en Irán y aseguró que las fuerzas iraníes están preparadas para causarles grandes daños.

En declaraciones que ayer publicaron diversos medios locales, el jefe de la Junta de Estado Mayor, el general Hasan Firuzabadi, descartó un posible ataque estadounidense o israelí contra Irán, y recalcó que "EEUU y el régimen sionista saben que, si lo hacen, sufrirán unas pérdidas enormes". Las Fuerzas Armadas iraníes están "listas para castigar a cualquiera que haga un movimiento en falso", subrayó.

Por otro lado, para el alto mando militar, un ataque de los países occidentales contra el régimen sirio de Bashar al Asad, el principal aliado árabe de Irán, del tipo del realizado en Libia para derrocar a Muamar el Gadafi, "pondría fin a la existencia de EEUU y el régimen sionista".

En caso de un ataque militar de la OTAN a Siria, "todos los musulmanes del mundo se levantarían contra ellos y no quedaría nada de EEUU ni de la entidad sionista", opinó Firuzabadi, para quien, en cualquier caso, los países occidentales sólo hablan de planes sobre el uso de la fuerza para "debilitar la posición del Gobierno sirio, pero no serían capaces de aplicarlos".

En uno de sus comentarios, la agencia local Mehr apuntó ayer la tesis de que las amenazas de ataque contra Irán de estadounidenses e israelíes, más que el preludio de una acción militar pueden ser un modo de presionar a otros países y organizaciones para reforzar las sanciones internacionales contra Irán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios