Crisis migratoria en la UE

Luxemburgo estalla contra Salvini

  • El ministro italiano solivianta al luxemburgués Asselborn al decir que prefiere que los “europeos tengan hijos en vez de esclavos”

  • La cumbre en Viena exhibe las tensiones en la UEpor la inmigración

El ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, sonríe a su llegada a la reunión de la UE en Viena. El ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, sonríe a su llegada a la reunión de la UE en Viena.

El ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, sonríe a su llegada a la reunión de la UE en Viena. / Florian Weiser / Efe

Comentarios 6

La Presidencia austriaca de la UE acogió ayer en Viena una conferencia ministerial con representantes europeos y africanos sobre política migratoria, que una vez más demostró las profundas divisiones que existen en el seno de los 28 sobre este delicado tema. Durante uno de los debates a puerta cerrada se produjo un duro choque verbal entre el ministro de Exteriores de Luxemburgo, el socialdemócrata Jean Asselborn, y el ministro del Interior italiano, el ultranacionalista Matteo Salvini.

Éste criticó que su colega luxemburgués hubiera dicho que Europa necesita inmigrantes ante el envejecimiento de su población. Afirmó que él prefería trabajar para que "los jóvenes italianos y europeos vuelvan a tener hijos en lugar de tener esclavos africanos” y "recoger a lo mejor de la juventud africana para reemplazar a los jóvenes europeos”.

Asselborn perdió la paciencia con Salvini: "Cuide su dinero para ayudar a darle de comer a sus hijos”, tras recordarle que en su país viven muchos italianos que llegaron allí por razones económicas. Salvini respondió en tono jocoso que mientras Luxemburgo quiere más inmigrantes, él prefiere "ayudar a los italianos a hacer más hijos”. Ante ese ataque verbal, Asselborn se sacó frustrado los auriculares para la traducción simultánea y dijo: "A la mierda”. La escena fue grabada por un colaborador de Salvini, quien la publicó en su página de Facebook, en una práctica inédita en este tipo de reuniones a puerta cerrada. Este encontronazo fue ejemplar para la falta de entendimiento entre los socios comunitarios para enfrentar la migración.

El anfitrión del encuentro, el ministro austriaco, Herbert Kickl, criticó al comisario europeo de Migración, Dimitris Avramopulos, por descartar ya como "imposible” que países africanos acojan las llamadas "plataformas de desembarque” para retener migrantes antes de llegar a Europa.

Pese a la tensión y las críticas, Avramopulos habló de un "buen encuentro” organizado por "su amigo Herbert” (Kickl) y destacó la importancia de este tipo contactos con responsables africanos. Kickl propuso –sin dar más precisiones– que ya en el momento en el que se rescata a inmigrantes en alta mar se realice a bordo de los barcos una primera revisión de quién puede recibir asilo y quién no, una idea apoyada por Salvini.

Asimismo, el vicecanciller de Austria y jefe del partido ultranacionalista FPÖ, Heinz-Christian Strache, criticó la política de migración del Gobierno de España, que calificó de "catástrofe” para la UE por haber supuestamente facilitado la llegada de inmigrantes desde África. "El Gobierno socialista de minoría en España evidentemente ha tomado otro curso, y más o menos se han abierto las fronteras allí, lo cual a su vez es una catástrofe para la política de la UE, pero muestra la diferencia política”, resaltó."Es muy difícil que un país acepte ser el muro (contra la inmigración). Todos los países tienen su dignidad y todavía parece que cuesta reconocer esto”, señaló el ministro del Interior de España, Fernando Grande-Marlaska.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios