Reacciones tras el Francia-Australia

Pogba reclama para sí el puesto del "jefe" galo

  • El centrocampista, al que la FIFA le 'quitó' su gol ante Australia, quiere cambiar los pitos por aplausos.

Pogba celebra el segundo tanto logrado por Francia, acción en la que fue decisivo, ante el meta australiano Ryan. Pogba celebra el segundo tanto logrado por Francia, acción en la que fue decisivo, ante el meta australiano Ryan.

Pogba celebra el segundo tanto logrado por Francia, acción en la que fue decisivo, ante el meta australiano Ryan. / robert ghement / efe

Paul Pogba está de buen humor. Tanto, que tras su buen partido del sábado ante Australia en el Mundial no dudó en volverse a señalar como "jefe" de la selección francesa. "He dicho que quiero ser el jefe. Es algo que llevo en mi corazón. Pero no basta con decirlo. Son cosas que se deciden sobre el campo", dijo el egocéntrico centrocampista a la televisión francesa TF1 en la sede del conjunto galo en Istra.

La primera piedra la puso en el debut de Les bleus en Rusia. Aunque la FIFA consideró el segundo tanto francés, obra en principio de Pogba, un autogol del australiano Aziz Behich, fue él quien impulsó la jugada que terminó con el balón dentro del arco en el minuto 81 y evitó el tropiezo de su equipo.

Con el 2-1, Pogba pasó de figura discutida a héroe del partido, altos y bajos que el galo conoce bien. "Me convertí del jugador más caro del mundo al más criticado", advirtió. "Pero me da igual lo que piensen. Hice mi trabajo", agregó el medio de 25 años, uno de los pocos futbolistas franceses que se salvaron en un partido en el que los campeones mundiales de 1998 mostraron una gris actuación.

"Paul estuvo hoy muy bien. Es un fantástico jugador con un fantástico potencial", lo elogió el seleccionador, Didier Deschamps, quien, pese a todas las críticas en casa, dio a Pogba un puesto de titular en el debut. "Tengo un entrenador que confía en mí, un equipo que confía en mí y mis seres queridos que están detrás mía. Eso es lo más importante", dijo el jugador, que antes del torneo fue abucheado por sus propios aficionados en la victoria por 3-1 ante Italia.

Criticado en Francia por sus actitudes egocéntricas, Pogba concedió a su selección un ligero respiro, pero la victoria no puede ocultar que la selección mostró poco nivel ofensivo y una clara falta de ideas. Griezmann, otro jugador con inclinaciones vanidosas, fue criticado incluso por su seleccionador. "Tiene que hacer más, pero eso ya lo sabe él", dijo el técnico. En cualquier caso, añadió, el delantero del Atlético de Madrid seguirá siendo "el líder del ataque" francés.

El hecho de que Griezmann fuera sustituido en el minuto 70 del partido ante Australia fue sólo "una decisión puntual" en ese partido, aseguró Deschamps. Su compañero Lucas Hernández no cree que el revuelo generado por el documental televisivo con el que anunció su permanencia en el Atlético lo haya alterado. "Su decisión de quedarse la tomó hace un mes. Mentalmente lo tiene claro, está motivado al ciento por ciento", dijo el defensa, compañero también en el club rojiblanco.

El diario L'Equipe vio "muchas obras aún sin terminar" y Deschamps admitió que, sobre todo, la coordinación de las tres grandes estrellas ofensivas (Griezmann, Mbappe y Dembele) está lejos de ser la necesaria para un candidato al título. "No hubo fluidez en el juego", analizó. "Ellos tres no han jugado mucho juntos. Esto tenemos que hacerlo mejor". En su segundo partido del grupo Francia se medirá el jueves en Ekaterimburgo con Perú. "Tenemos que jugar mejor", advirtió el técnico. "Podemos hacerlo y lo haremos", añadió.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios