Emisiones

A más SUV, más CO2: su emisión media en Europa, 131,5 g/km.

  • Si te preguntabas por qué las marcas de automóviles tienen tanta inquietud en relación a las emisiones de CO2 la respuesta no es otra que porque entran en vigor las normas CAFE y los compradores siguen prefiriendo SUV, los líderes del dióxido de carbono emitido.

A más SUV, más CO2: la media en Europa está en 131,5 g/km, lejos de los 95 pretendidos. Por eso es clave la electrificación de la oferta. A más SUV, más CO2: la media en Europa está en 131,5 g/km, lejos de los 95 pretendidos. Por eso es clave la electrificación de la oferta.

A más SUV, más CO2: la media en Europa está en 131,5 g/km, lejos de los 95 pretendidos. Por eso es clave la electrificación de la oferta.

Al cierre del año, todas las marcas tienen que conseguir que los coches vendidos no superen una media de 95 g/km -en general, porque luego se aplican correcciones con el peso, número de coches vendidos o incluso es posible “comprar” emisiones a otras marcas-; y si no lo consiguen, tendrán que asumir cuantiosas multas. Es la exigencia de la norma CAFE (Corporate Average Fuel Emissions).

Para alcanzar esa media, de la que la mayoría aún están lejos, los coches electrificados, ya sea con motores eléctricos o con sistemas híbridos, ayudan, sobre todo porque si emiten menos de 50 g/km cuentan como el doble este año: un eléctrico “salva” a un emisor de dióxido de carbono.

También colaboran los Diesel, que tienen emisiones de CO2 inferiores a los vehículos de dimensiones y potencia equivalentes de gasolina.

Sin embargo, el gran problema está en que los coches que prefieren los compradores europeos mayoritariamente son SUV. Y estos, por cuestiones como su mayor superficie frontal o peso respecto a un turismo equivalente con el mismo motor y tamaño, emiten siempre más CO2.

Los eléctricos, incluso si son grandes SUV, permiten rebajar la cuenta de CO2 de las marcas. Los eléctricos, incluso si son grandes SUV, permiten rebajar la cuenta de CO2 de las marcas.

Los eléctricos, incluso si son grandes SUV, permiten rebajar la cuenta de CO2 de las marcas.

En un informe hecho público por Jato Dynamics, una empresa de análisis de mercado, se publica que los SUV vendidos el año pasado representaban el 38 por ciento, con unas emisiones medias de 131,5 g/km de dióxido de carbono. Lejos, por tanto, de los 95 g/km pretendidos para 2020.

Por segmentos, los deportivos son los que más altas emisiones consiguen: la media del segmento está en 196,1 g/km. Les siguen las berlinas de lujo con 155,4 g/km o los derivados de turismo, situados en 134,2. Sin embargo, estos tres segmentos suman un porcentaje de ventas irrelevante en comparación con lo que pesan en el mercado los SUV: 4,5 por ciento frente al ese 38.

Para Jato, este tipo de vehículo está contribuyendo a incrementar las ventas de las marcas y también su rentabilidad y éstas se están viendo obligadas a limitar dichos modelos para poder alcanzar los objetivos de emisiones europeos. "El reto se traduce en cómo mantener la rentabilidad mientras se cumplen los objetivos de la Unión Europea y se evitan las multas", subraya el informe.

IMG_1041 IMG_1041

IMG_1041

La solución, dados los gustos de los compradores, podría llegar de la mano de los SUV de menor tamaño -y emisiones-, aunque incluso estos están aún lejos de los 95 g/km que exige la norma.

El segmento con emisiones más bajas es el de los urbanos, con 107,7 g/km; por debajo de los utilitarios, con 109,2; y los compactos, 115,3. Les siguen las berlinas medias, con 117,9 g/km de CO2; monovolúmenes, con 123,4 y berlinas de tamaño grande, con 131.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios