Mascotas

Un cuidador de elefantes muere tras ser golpeado

  • Al parecer, el trabajador del parque cayó chocando mortalmente contra unos barrotes de hierro 

Elefantes del Parque de la Naturaleza de Cabárceno (Cantabria). Elefantes del Parque de la Naturaleza de Cabárceno (Cantabria).

Elefantes del Parque de la Naturaleza de Cabárceno (Cantabria).

Un hombre ha fallecido este martes 23 de febrero tras haber sido golpeado por la trompa de un elefante en el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, en Cantabria. El cuidador Joaquín Gutiérrez Arnáiz tenía 44 años y contaba con una gran experiencia en el cuidado de estos mamíferos ya que llevaba casi 20 años como cuidador en el zoo (desde 2002). 

El accidente ocurrió a las ocho y media de la mañana cuando empezaron con las tareas diarias de limpieza de los recintos de los elefantes y su posterior suelta al exterior, una tarea para la que hay que tener experiencia y mucho cuidado debido a la cercanía que se tiene con los animales en ese momento. Joaquín se encontraba en un pasillo de seguridad que permite que los paquidermos entren y salgan de los distintos lugares con orden, cuando recibió el impacto fortuito de la trompa de una hembra que se hallaba en un patio grande junto a una cría.

Al caer, se golpeó la cabeza contra los barrotes de hierro del recinto y dos compañeros que lo acompañaban en esta función llamaron al 112 para que trasladaran al trabajador al hospital Marqués de Valdecilla, en Santander, pero por desgracia los sanitarios no pudieron salvarlo y murió a las once y media de la mañana. Agentes de la Guardia Civil y de la Policía Judicial se personaron en el zoo para iniciar la investigación sobre lo sucedido y para aclarar sus causas. 

El cuidador fallecido ha sido homenajeado la mañana del miércoles por sus compañeros y unas 200 personas que se han congregado en uno de los grandes aparcamientos del parque para dar su adiós a Joaquín. Entre los asistentes han acudido miembros del gobierno regional, entre ellos el presidente de la comunidad de Cantabria, Miguel Ángel Revilla

Todos sus compañeros coincidieron en señalar que Joaquín era «una extraordinaria persona y muy querido por todos» y, además de «un gran trabajador». Cumplía, por su carácter afable, la función de «nexo o vínculo de todos los empleados del parque».

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios