Maritimas

La falta de acuerdo con Marruecos obliga a parar a los barcos de pesca

  • Los pescadores piden ya ayudas europeas porque saben que el parón puede durar meses

Barcos pesqueros atracados en Tarifa. Barcos pesqueros  atracados en Tarifa.

Barcos pesqueros atracados en Tarifa. / erasmo fenoy

El presidente de la Federación Andaluza de Cofradías de Pescadores (Facope), Manuel Fernández, alertó ayer de que la falta de acuerdo de pesca entre la Unión Europea y Marruecos, cuya vigencia finalizó ayer, "sobrecargará" de pesqueros el Golfo de Cádiz, ya que los barcos tendrán que volver al caladero español mientras se alcanza un nuevo acuerdo.

Fernández, que es patrón mayor de la cofradía de Punta Umbría (Huelva), recuerda que los barcos que faenan en el caladero marroquí tienen doble licencia, "lo que les faculta para faenar en el Golfo de Cádiz y en aguas de terceros países", con lo que "nos afecta directamente que no haya acuerdo con Marruecos, porque esta flota que se va a Marruecos libera el golfo de Cádiz".

Las cofradías andaluzas alertan de que se cobrecargará el Golfo de Cádiz

El presidente de Facope concreta que en el Golfo faenan de forma habitual unos 133 arrastreros, 82 cerqueros, 280 buques de artes menores y 96 dragas hidráulicas -relación en la que también están incluidos los barcos de doble licencia-, "y de los diez meses que nos permiten faenar, al menos durante siete estos barcos están en Marruecos, y nos liberan el Golfo".

Los barcos que ahora tienen que dejar de faenar en Marruecos, unos 90, pertenecientes a puertos como Isla Cristina (Huelva) o los gaditanos de Conil, Bartate o Tarifa, regresarán a los caladeros del Golfo, aunque "por lo pronto hay activado un plan de ayudas para paliar la situación en la que quedan los pescadores si no hay acuerdo, ya que incluso se puede firmar, pero tardar hasta cuatro meses en formalizarlo oficialmente", explica Fernández.

El acuerdo pesquero entre Marruecos y la Unión Europea (UE) expiró ayer sin que las partes hayan conseguido cerrar un nuevo texto, sobre todo por alcanzar una formula aceptable sobre el conflicto del Sáhara Occidental, lo que afecta a 126 barcos de toda España, con Andalucía como la comunidad más afectada.

Las negociaciones arrancaron el pasado abril y se han reanudado esta semana en Bruselas, lastradas por el fallo del Tribunal de Justicia Europeo del pasado mes de febrero, que estableció que las aguas del Sáhara Occidental no eran de soberanía marroquí.

El Gobierno marroquí, por su parte, considera que su soberanía es sobre las aguas saharauis como el resto de su costa, aunque en la zona del Sáhara se pesca más del 90 % de las capturas de la flota europea en el marco del acuerdo actual.

El presidente de la patronal pesquera europea (Europêche) y secretario general de la Confederación Española de Pesca (CEPESCA), Javier Garat, explicaron que la paralización de la flota europea podría prolongarse, porque pese al cierre de un futuro acuerdo, se requiere un proceso de ratificación que podría durar entre seis y doce meses.

Garat instó a que se aceleren gestiones para que los barcos afectados reciban ayudas del Fondo Europeo Marítimo y Pesquero (FEMP).

El presidente de Europêche añadió que habrá barcos de la flota andaluza que tras la expiración del convenio faenarán en el Golfo de Cádiz. Al mismo tiempo deploró que la decisión del Tribunal de Justicia Europeo (TJUE) del pasado mes de febrero "haya retrasado los pasos para cerrar un nuevo acuerdo". "Sigo siendo optimista, las cosas van rápido pero no nos queda más remedio que tener paciencia y confiar en la buena voluntad de las partes en las negociaciones", apuntó Garat.

El investigador y experto marroquí en cuestiones de la pesca, Mohamed Naji, dijo que el fin del acuerdo pesquero tendrá impacto negativo sobre la flota andaluza, mientras que no supone pérdidas significantes para los tripulantes marroquíes.

No es la primera vez que se produzca esta paralización, ya que entre 2012 y 2014 los barcos europeos no volvieron al caladero marroquí después de que cesara el anterior acuerdo en diciembre de 2011. Aquel acuerdo expiró en febrero de 2011 pero los barcos comunitarios siguieron faenando en Marruecos con la convicción de que se prorrogara un siguiente pacto. Pero esto no ocurrió porque el Parlamento Europeo rechazó aquel acuerdo en diciembre de 2011, lo cual generó el enfado de las autoridades marroquíes que pidieron entonces a las flotas europeas salir de sus aguas.

Por otra parte, varios observadores destacaron el papel del acuerdo pesquero en favorecer la convivencia entre los pescadores marroquíes y españoles.

De hecho, cuando entró en vigor el actual convenio en septiembre de 2014 se produjeron incidentes entre los pescadores españoles y marroquíes, estos últimos que se acostumbraron en tres años a no compartir aguas con sus colegas europeos.

El acuerdo ya expirado permitía el acceso a un máximo de 126 buques de la UE a la zona de pesca de Marruecos en el Atlántico para capturar especies pelágicas y demersales, a cambio de una contrapartida financiera por parte de la UE de 30 millones de euros anuales y 10 millones aportada por los armadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios