Gualberto | Compositor e intérprete

"Me entusiasma tocar entre tantos jóvenes"

  • Gualberto regresa a la Bienal para presentar, el 29 de agosto en el ciclo experimental de San Jerónimo, los temas que le ha inspirado la lectura de 'La diosa blanca' de Robert Graves

Gualberto (Sevilla, 1945) en el claustro del monasterio de San Jerónimo. Gualberto (Sevilla, 1945) en el claustro del monasterio de San Jerónimo.

Gualberto (Sevilla, 1945) en el claustro del monasterio de San Jerónimo. / Juan Carlos Vázquez

Si viviéramos en Londres y no en Sevilla, probablemente Gualberto ostentaría ya el título de Caballero Comendador o Gran Cruz y podríamos llamarle Sir Gualberto, pues a nadie pilla por sorpresa el importante plantel de músicos que, como Paul McCartney o Sting, forma parte de la Orden del Imperio Británico. Pero a este lado todavía es preciso explicar que hablamos de uno de los compositores e intérpretes más importantes e influyentes que ha dado España en las últimas décadas. Su presencia en San Jerónimo el 29 de agosto marca la filosofía del ciclo experimental con el que arranca la XXI Bienal: qué músicas dialogan con el flamenco y se nutren de él.

Gualberto García (Sevilla, 1945) comparecerá con ese sitar que admiraba Camarón -y que suena en La leyenda del tiempo- pero también con su guitarra eléctrica, dos de los instrumentos sobre los que pivota su carrera, que tiene un capítulo decisivo en el grupo Smash y la génesis del rock andaluz. Arropado por su banda -con la que lleva ensayando todo el verano- presentará Duende Eléctrico junto a Daniel Escortell (bajo y cello eléctrico), Fernando Rodríguez (sintetizadores) y Toni Manga (batería y percusión). Es un trabajo inspirado por la lectura de La diosa blanca de Robert Graves, según avanza este compositor e intérprete que inició su carrera musical en el coro de los Salesianos de Triana.

"En la Bienal presentaré la música que he compuesto con la guitarra eléctrica y un sintetizador GR-55 de Roland que imita cualquier instrumento. Esta música tiene que ver con la psicodelia y el jazz, mezclada con palos flamencos. Es mi particular síntesis entre la psicodelia y los mitos de la antigüedad porque todo cuanto dice Graves de La Triple Diosa es muy psicodélico...", bromea.

Robert Graves imagina que en la antigüedad las mujeres dominaban el mundo y ese matriarcado brinda el contexto a su nuevo proyecto. "La Triple Diosa son las diferentes edades de las mujeres relacionadas con las fases lunares: La luna nueva corresponde a la niñez, luna llena a la mujer y el cuarto menguante a la madurez".

Gualberto amplió su formación musical en EEUU tras la disolución de Smash ((1968-1973). Gualberto amplió su formación musical en EEUU tras la disolución de Smash ((1968-1973).

Gualberto amplió su formación musical en EEUU tras la disolución de Smash ((1968-1973). / Juan Carlos Vázquez

Las cuatro fases de la luna se expresan con ritmos flamencos. Así, en el primer tema, Luna nueva, domina la bulería de Triana. "Es lógico porque soy de allí y llevo ese ritmo en la sangre, pero cambio algunos sonidos, meto trinos mozartianos o empiezo con el ritmo de bulería para llegar al blues e ir luego hacia otra dirección".

Cuarto creciente es el segundo tema y lo hará por tientos y tangos. "Tocaré con la guitarra eléctrica lo que he grabado muchos años con el sitar, haciendo el cante flamenco con ese instrumento. Son tientos y también tangos inspirados en los del Gurugú de la Niña de los Peines y en otro tango que le escuché a la cantaora Rosalía de Triana en un sitio de referencia, la taberna El Morapio por los años 70, y cuya letra me llamó mucho la atención: "Qué trabajito a mí me cuesta/ pa buscar mi bienestar/ la puerta donde me arrimaba/ yo la encontraba claveteá".

"Tocaré el sitar y la guitarra eléctrica, y homenajearé a La Niña de los Peines y a mi amigo Chiquetete"

En esa incursión en el flamenco de Triana que conoció desde niño en el corral de vecinos de la calle Pagés del Corro, donde se crió y su madre cantaba junto a las vecinas palos flamencos y coplas de Marifé, Gualberto incluirá también "unos tangos muy rápidos" que compuso en 1978 para el primer disco de Remedios Amaya, Canción del agua dormida, que llevan letras de Juan Manuel Flores. "Será un paseo de los tientos a los tangos y de ahí a las alegrías de Cádiz, metiendo melodías, imitando con los instrumentos la voz humana, y no faltará mi homenaje a La India, a La Niña de los Peines y a mi amigo Chiquetete. Lo escuchaba cantar en el barrio, luego él cambió e hizo una especie de cuplés que le dieron éxito pero cantaba flamenco muy bien y eso es lo que yo voy a reivindicar, su cante jondo y no sus tan célebres sevillanas".

Sus amigos de Triana y El Turuñuelo fueron decisivos en su formación musical y agradece a Paco Taranto que le diera la oportunidad de tocarle el sitar mientras él cantaba por soleá en la plaza de toros de Alcalá de Guadaíra. "Fue un éxito y nos llamaron para hacer conciertos en León, en Madrid", evoca de aquellos años en que se asoció también con el guitarrista trianero Pedro Miño. El concierto seguirá con Cuarto menguante, "que es donde voy a tocar el sitar. Quizá me acompañe alguien pero ahora mismo me planteo ofrecer un solo tranquilo y disfrutarlo".

El colofón lo pondrá la canción La Triple Diosa, "la más potente del proyecto. Tiene algo majestuoso y al mismo tiempo tranquilo, con melodías y arpegios. Tengo un canario que cuando me escuchaba hacer los primeros arpegios se ponía inmediatamente a piar, algo muy jazzístico, y ahora cuando salgo a tocar al jardín esos mismos acordes se alboroza y canta".

"Las casas de discos no nos hacían caso, los Smash triunfamos por toda España antes de grabar el primer álbum"

Está entusiasmado con clausurar el ciclo de San Jerónimo porque "me gusta mucho estar con los jóvenes, tienen una gran ilusión y algunos artistas que participan son gente moderna que ha venido a las clases de rock andaluz que imparto en universidades de Cádiz y Málaga, donde conocí a los músicos de Derby Motoreta's Burrito Kachimba. También me gusta el grupo Califato 3/4, que me ha pedido que colabore con ellos. Es importante apoyar a los jóvenes. Cuando yo empezaba no me conocía nadie y seguro que ahora hay gente buenísima muy interesante, algunos de los cuales ni siquiera han grabado. Los Smash nos pasamos un año yendo por toda España en una furgoneta y tocando con gran éxito pero las casas de discos no nos hacían caso, nos decían que nuestra música no interesaba, que en España lo que gustaba era Fórmula V. Y hay que experimentar: con El Lebrijano, tocando yo el sitar, grabamos una mezcla de flamenco y rock antes del Garrotín. Hoy los discos que grabamos los Smash son piezas de coleccionismo. Hay que apoyar a los jóvenes y este anticipo de la Bienal en San Jerónimo me parece todo un acierto. Vamos a disfrutar mucho", promete, antes de seguir ensayando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios