Los Barrios Los Barrios y Arcgisa niegan que exista glisofato en Charco Redondo

  • La alcaldesa accidental garantiza que beber agua procedente de ese pantano es "seguro"

  • Sara Lobato sostiene que la denuncia de Agaden se apoya en un informe caduco de 2017

Embalse del pantano de Charco Redondo Embalse del pantano de Charco Redondo

Embalse del pantano de Charco Redondo / E.S.

La alcaldesa accidental de Los Barrios, Sara Lobato, ha desmentido este martes con rotundidad al grupo ecologista Verdemar, que el pasado domingo afirmó en un comunicado que existía una cantidad “varias centenas de veces superior al límite permitido” de glifosato en el agua del pantano del Charco Redondo y que eso suponía un grave peligro para la población que bebe agua procedente de dicho pantano. Lobato sostiene que los datos a los que hace referencia el grupo ecologista se remontan a 2017.

La regidora municipal niega de manera tajante los datos facilitados en la nota de prensa de Verdemar y afirma: “No hay restos de dicha sustancia en el pantano y en las aguas que llegan a nuestros hogares como para que debamos preocuparnos. Los ciudadanos y ciudadanas de nuestro municipio pueden sentirse seguros respecto a la calidad del agua potable que consumen en sus casas”.

Lobato sostiene que el informe en el que se basan las afirmaciones del grupo ecologista se corresponde con “unos análisis del año 2017 que inmediatamente fueron desmentidos por varios contraanálisis que se efectuaron a raíz de tales resultados y así nos lo ha hecho saber la dirección general de Arcgisa”.

“En cuanto se publicó y se difundió esa información desde el Ayuntamiento de Los Barrios nos pusimos en contacto con la gerencia de la empresa pública mancomunada a fin de que nos facilitara las aclaraciones pertinentes”, explica la alcaldesa en funciones. “Como suponíamos, dicha información no se ajusta a la realidad”.

Desde 2017 para acá, todos los análisis periódicos sobre la calidad de las aguas de Charco Redondo, al igual que los anteriores, han puesto siempre de manifiesto que los niveles de glifosato, como los de otras sustancias que pudieran resultar tóxicas y perjudiciales para la salud, son insignificantes y no entrañan riesgo alguno para la población”, explica la alcaldesa accidental.

“El glifosato es un herbicida y, como tal, su uso está muy limitado y, por supuesto, controlado dentro del Parque Natural Los Alcornocales, espacio protegido en el que se enclava nuestro municipio y en el que las actividades humanas que puedan causar impacto ambiental están estrictamente reguladas y supervisadas, así que resulta muy difícil, por no decir imposible, que podamos sufrir un problema de contaminación en nuestras aguas como consecuencia de este compuesto químico”, concluye Lobato.

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios