La Línea

La plantilla de la Unidad de Salud Mental se queja de falta de personal en La Línea

  • Los trabajadores resaltan la dificultad de atender sin más personal unas salas seis veces más grandes

Dos personas suben por una pasarela mecánica del nuevo hospital. Dos personas suben por una pasarela mecánica del nuevo hospital.

Dos personas suben por una pasarela mecánica del nuevo hospital. / j. del águila

Comentarios 1

Los profesionales de la Unidad de Salud Mental del nuevo Hospital de La Línea se quejan de la situación en la que se encuentran tras su "precipitado" traslado desde el hospital Punta Europa y las condiciones en las que se halla la nueva unidad.

El pasado 23 de junio la plantilla de la Unidad de Salud Mental realizó su traslado al nuevo Hospital de La Línea y más de una semana después reiteran que este se llevó a cabo de forma precipitada.

Sostienen que aún quedan numerosos problemas de adecuación y mantenimiento por resolver a los que se suman los de seguridad y gestión básica de pacientes.

La nueva localización cuenta con 20 habitaciones, 14 más que en la anterior; 4 salas de terapia; un comedor y una sala de estar, cuando en el Punta Europa todo esto se encontraba en un único salón. A esto se suma un patio interior. En total, los profesionales han pasado de trabajar en 600 metros cuadrados a casi 3.600. Reivindican un aumento de plantilla acordado que no ha llegado al mínimo que solicitaban para cumplir con los protocolos establecidos desde la propia Consejería de Salud.

Estos profesionales declaran que están a la espera de solucionar los distintos problemas que encontraron al llegar a su nueva unidad antes de recuperar a sus pacientes ingresados en varios puntos de la provincia. Goteras procedentes del aire acondicionado (que no se puede regular), duchas sin mamparas que inundan los cuartos de baño, monitores de control de cámaras no instalados, la apertura y cierre de las puertas de emergencia sin funcionar y el sistema de alarma de incendios accesible a los pacientes son algunos de los problemas a los que sostienen que se enfrentan. Además denuncian que existe falta de corriente en los enchufes y que no funcionan la mayoría de herramientas informáticas.

La plantilla asegura que lo avanzado hasta el momento es gracias al propio personal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios