Operación Avus

La Guardia Civil detiene a siete integrantes del clan del Garrapi, lugarteniente de los Castaña

  • En un año, a miembros de su familia les había tocado la lotería ocho veces

  • Los investigadores estiman que han lavado 3,4 millones de euros desde 2007

La Guardia Civil detiene a siete integrantes del clan del Garrapi, lugarteniente de los Castaña

La Guardia Civil ha desmantelado un clan familiar que blanqueaba capital procedente del narcotráfico liderado por el Garrapi, lugarteniente de los Castaña. La operación Avus, cuya fase de explotación tuvo lugar en octubre del año pasado con 11 registros en La Línea y San Roque, ha culminado con siete personas detenidas y otras dos investigadas.

Los agentes han conseguido reconstruir operativas de lavado de dinero por valor de 3.400.000 euros y la autoridad judicial ha decretado el embargo de 13 bienes inmuebles y ocho vehículos a motor, además del bloqueo y embargo de 17 productos bancarios.

La operación se inició en 2019, cuando los agentes tuvieron sospechas de que un conocido lugarteniente del clan de los Castaña podría haber blanqueado una importante suma de capital procedente del narcotráfico. Tras una larga investigación, la Guardia Civil tuvo conocimiento de que uno de los investigados, conocido como Garrapi, usaba a parientes muy próximos para poder lavar los abundantes beneficios obtenidos por su vinculación con el narcotráfico.

Entre los familiares a los que se estaba investigando, de los que según la Guardia Civil Garrapi se habría aprovechado por sus lazos de sangre, se encontraban sus abuelos, padres, hermanos y cuñados, así como su pareja, que mejoraron ostensiblemente su nivel de vida.

Metodología

Los miembros del clan adquirían bienes muebles a su nombre fuera del alcance de sus capacidades de rentas legales, utilizando en la mayoría de sus operaciones financieras una importante cantidad de dinero en efectivo. Para ello, empleaban remesas de dinero bajo la apariencia de supuestos premios de lotería.

Otra forma que utilizaban para lavar el dinero era mediante la construcción de viviendas de lujo, de nueva creación, previa adquisición de parcelas o demoliendo viviendas antiguas y reconstruyéndolas nuevas, con las mejores calidades posibles. Mediante este sistema habrían blanqueado dos millones de euros.

Las viviendas estaban construidas y amuebladas con primeras calidades y marcas de gama alta. La Guardia Civil también destaca la cantidad de ropa y complementos de moda adquiridos en boutiques de marcas de lujo ubicadas en la Costa de Sol, donde siempre pagaban con dinero en efectivo.

Además, entre 2012 y 2018, la organización habría adquirido 26 vehículos, algunos de alta gama, valorados en 440.000 euros.

Las propiedades que habían sido puestas a nombre de sus abuelos eran traspasadas mediante herencias y títulos de testamento bajo apariencia lícita a su nieto, instituido como heredero de todos sus bienes, derechos y acciones por encima de otros herederos por ley. También usaban las donaciones para encubrir el dominio real de una adquisición.

Otra parte del dinero que utilizaba el clan para las adquisiciones lo hacía mediante premios de lotería. En solo un año a esta familia le tocaron ocho veces premios de la Lotería Nacional y varios cupones de la ONCE, con una cantidad total de 444.000 euros.

Cuentas bancarias y productos financieros

La organización utilizaba testaferros para abrir cuentas en entidades bancarias en las que se realizaban pequeños ingresos que no eran compatibles por rendimiento de trabajo o actividades económicas lícitas, ya que en las cuentas había un total de 400.000 euros.

Algunos de los inmuebles adquiridos por el clan eran arrendados, lo que proporcionaba ingresos blanqueados y periódicos a sus miembros. Además, lavaron dinero al invertir en un negocio de comestibles en La Línea de la Concepción, manteniendo las rentas que producía el local.

La inversión en este negocio se lleva a cabo con fondos blanqueados generados en las actividades ilícitas de tráfico de drogas, con lo cual no requieren de financiación externa o ahorros procedentes de actividades legales, lo que según la Guardia Civil provocaba una situación de “competencia desleal” respecto a otros negocios creados con fondos de origen lícito y el consiguiente esfuerzo que conlleva montar un negocio.

La operación ha sido desarrollada por los investigadores del Grupo de Blanqueo de Capitales del OCON-SUR y sido dirigida por el Juzgado de Instrucción número 5 de La Línea, bajo la tutela de la Fiscalía Especial Antidrogas de la Audiencia de Algeciras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios