La Línea

La Flavi solicita un calendario de inversiones en la red de saneamiento de La Línea tras la prórroga del servicio

  • El colectivo vecinal acoge su aprobación con "escepticismo y desconfianza"

Una obra de saneamiento en una calle de La Línea. Una obra de saneamiento en una calle de La Línea.

Una obra de saneamiento en una calle de La Línea.

La Federación Linense de Asociaciones de Vecinos Inmaculada (Flavi) ha recibido "con escepticismo y desconfianza" la prórroga del servicio de saneamiento y depuración de La Línea a Aqualia para los próximos 15 años, contrato que conllevará 18,7 millones de inversiones para mejorar estas redes. "El acuerdo, tal como se nos presenta, es obvio que mejoraría pero hay cosas que no vemos reflejadas en él y que sí que nos gustaría, antes de su aprobación definitiva, como los plazos con fechas y tiempos concretos de ejecución, si va a existir o no una comisión de seguimiento de su cumplimiento y si en esa comisión se podrá contemplar alguna forma de participación ciudadana", indica la Flavi.

La Flavi recuerda que existe un "grandísimo descontento" en la ciudad tanto con la calidad del servicio como con la tasa de facturación, de ahí su escepticismo y desconfianza. También ha agradecido la amplia información que le ha facilitado el Ayuntamiento, como su ofrecimiento para celebrar una reunión aclaratoria sobre la prórroga, aunque la entidad hubiera preferido que hubiese sido "previo o simultaneo a la gestión del acuerdo y no cuando ya parece que está todo cerrado". "De esta forma se pierde, en un tema tan sensible como este, otra oportunidad para impulsar la participación ciudadana y promover así el sentido de la corresponsabilidad. De todos modos aceptamos el ofrecimiento municipal y solicitaremos la reunión donde expondremos el malestar ciudadano comprobado y plantearemos nuestras dudas y peticiones", indica el colectivo vecinal. 

La federación señala que le es difícil manifestarse de manera rotunda a favor o en contra de la ampliación del acuerdo "porque también tanto la EDAR como el sistema general de saneamiento de la ciudad necesitan con urgencia una amplia actuación que subsane de una vez por todas sus graves carencias y tampoco vemos claro que nos podamos permitir demoras que supondrían años".

El colectivo vecinal estima que, aunque el servicio en manos de la Mancomunidad, el Ayuntamiento "tiene una responsabilidad ineludible en la supervisión de la calidad del servicio y del control de su coste para los ciudadanos" y sostiene que ninguna de estas dos instituciones "ni antes, ni ahora, han ejercido sobre la empresa la supervisión adecuada". Por este motivo, la Flavi señala que va a estudiar distintas medidas de reclamación y de protesta, como manifestaciones, concentraciones, carteles o reuniones informativas, para intentar conseguir un servicio público de abastecimiento de agua, saneamiento y depuración satisfactorio para La Línea. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios