La Línea

La diabetes, más controlada en los centros escolares

  • El médico linense Francisco Llave encabeza un proyecto, premiado en el II Reto Salud Andalucía, para mejorar la seguridad de los afectados

Francisco Llave, coordinador del proyecto premiado Francisco Llave, coordinador del proyecto premiado

Francisco Llave, coordinador del proyecto premiado / E. S.

El doctor linense Francisco Llave, médico de familia actual director gerente del Distrito Sanitario Almería, encabeza el equipo que ha sido premiado en la primera fase del II Reto Salud Andalucía por un proyecto que pretende mejorar la atención de los niños con diabetes tipo 1 en el entorno escolar. En esta primera fase han sido seleccionados dos iniciativas de cada una de las tres modalidades previstas.

La iniciativa, denominada GuarDiab-ESB (Escuelas Seguras en Diabetes), propone un control a distancia de los niños con diabetes para mejorar los tiempos de respuesta ante cualquier incidencia y, por otro lado, acreditar los colegios como “Centros Escolares Seguros para Niños y Niñas con Diabetes Tipo 1”.

La primera pata del proyecto GuarDiab se basa en la telemonitorización de la glucemia en niños diabéticos tipo 1 menores de 8 años a través de los dispositivos flash, unos sensores que se sitúan bajo la piel, realizan la medición de los niveles de glucosa en sangre y envían lecturas a un dispositivo móvil. Ese control a distancia de la glucemia por parte de los servicios médicos de Salud Responde, mediante sistemas de alarma, “permitiría la asignación de un recurso sanitario móvil de forma inmediata con la información exacta del paciente y su localización”, destaca el equipo que ha realizado esta iniciativa.

Con este sistema, el tiempo de respuesta de la asistencia sanitaria quedaría reducido de forma significativa, sin depender de la llamada activa del centro educativo. La hipoglucemia es la principal complicación aguda que suele aparecer en niños y adolescentes con diabetes debido a la dificultad de ajustar dosis bajas de insulina, la variabilidad en los patrones alimentarios, el nivel de actividad cambiante y, sobre todo, la falta de capacidad de los niños pequeños para detectar los síntomas de una hipoglucemia.

Los pacientes jóvenes son, además, más vulnerables ante los efectos adversos de los episodios de hipoglucemia. El hecho de encontrarse en proceso de maduración del sistema nervioso central hace que los niños tengan un mayor riesgo de sufrir déficit cognitivos como consecuencia de una hipoglucemia.

Con la puesta en marcha del GuarDiab, ante una alarma de hipoglucemia, el servicio de Salud Responde activaría una ambulancia y, por otro lado, contactaría por teléfono con el centro educativo para iniciar las primeras medidas en cada caso, según los protocolos clínicos previamente definidos y consensuados con dichos centros.

Por otro lado se encuentra la acreditación de los centros escolares con este tipo de atención, que pasaría por formar a los docentes en espacios educativos con nuevos sistemas de simulación. La acreditación se basa en una propuesta de la Asociación Británica para la Diabetes, que dispone de un completo sistema, ya consolidado, de acreditación respecto a la garantía de cumplimiento de estándares relacionados con todos los aspectos implicados en la atención a la diabetes en la escuela.

La Diabetes Mellitus tipo 1 es una patología crónica con una prevalencia estimada en España de 0,08-0,2%. Esto supone que afecta a 1-2 de cada 1.000 niños en edad escolar. En la actualidad, alrededor de 600 niños menores de ocho años padecen esta enfermedad en la comunidad andaluza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios