Coronavirus

Los colegios de La Línea recobran parte de la normalidad con una asistencia del 65%

  • La tendencia se invierte: la mayoría de las familias opta este lunes por llevar a sus hijos a clase en contraste con las semanas precedentes

  • La tasa de inasistencias alcanzó el 92% a principios de enero

Un grupo de adultos con escolares, a la entrada de un colegio en La Línea Un grupo de adultos con escolares, a la entrada de un colegio en La Línea

Un grupo de adultos con escolares, a la entrada de un colegio en La Línea / Erasmo Fenoy

Principio del fin del pulso a la Junta que han disputado la mayoría de las familias de La Línea con hijos en edad escolar por el miedo a los contagios de la Covid-19. Los colegios e institutos de la ciudad han comenzado a recobrar progresivamente la normalidad en la asistencia del alumnado en el arranque de la sexta semana del segundo trimestre.  

Los centros educativos linenses han registrado este lunes un grado de asistencia del 65%, según datos provisionales de la Concejalía de Educación del Ayuntamiento. Este porcentaje se refiere a 16 de los 27 centros de la ciudad, aunque supone ya un escenario radicalmente opuesto al de las semanas previas. 

Ya el pasado jueves 11 de febrero, la Concejalía de Educación animó a la vuelta progresiva a las aulas una vez constatado el descenso en la curva de contagios, aunque con la máxima cautela en las medidas sanitarias. 

La progresiva bajada de la tasa de incidencia acumulada de la Covid-19 en la ciudad (con 374 casos hoy lunes) junto con la reapertura de las actividades no esenciales (comercio y hostelería) el pasado sábado, son dos de los factores que han contribuido a que la semana haya arrancado con más bancas llenas que vacías en las clases en claro contraste con la tónica de las otras cinco semanas anteriores. 

El segundo trimestre llegó tras las Navidades con un fuerte temor a los contagios instalado en la inmensa mayoría de las familias de la ciudad. El retorno a las clases estaba previsto para el lunes 11 de enero, si bien ese mismo día entraba en vigor el nivel de alerta 4 en grado 2 por la creciente incidencia de la enfermedad en la ciudad, entonces muy descontrolada. La tasa de incidencia se encontraba entonces en 1.450 casos por cada 100.000 habitantes y tendía al alza. De hecho, llegó a los 2.250 casos a finales de enero. 

La decisión de las familias fue prácticamente unánime: los niños se quedaban en casa. La inasistencia a clases alcanzó el 92% en las primeras semanas del trimestre. Y semana tras semana la tónica fue similar, lo que llevó al consejero de Educación, Javier Imbroda, a avisar a finales de enero de que la Junta de Andalucía aplicaría el protocolo de absentismo escolar en los centros del Campo de Gibraltar cuyos padres no llevaran al colegio a los alumnos por temor a contagios de la Covid-19. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios