La linea

Salud pidió dos veces a Juárez que el suelo del hospital fuera liberado

  • Hipólito García y Gemma Araujo arremeten contra el alcalde y Manuel Aguilera, a los que acusan de retrasar de nuevo el proyecto del centro sanitario del SAS

La delegación provincial de Salud expresó ayer su malestar porque ha manifestado "en numerosas ocasiones su preocupación por el hecho de que exista algún impedimento para el inicio de los trabajos del nuevo hospital, como finalmente ha sucedido".

El SAS pidió mediante dos escritos al Ayuntamiento que garantizara que no existe ningún tipo de ocupación de los suelos cedidos que pudiese poner en riesgo el inicio de la construcción del futuro hospital y en los que anunciaba que el acta de replanteo se llevaría a cabo el 16 de julio. Las cartas se remitieron al alcalde, Juan Carlos Juárez, el 19 de junio y el 1 de julio.

El concejal de Urbanismo, Manuel Aguilera, respondió con otro escrito en el que indicó que quien aseguraba que en los terrenos "había una vivienda ocupada que antes del acta de replanteo quedará libre" y señaló que esperaba "que antes del día 16, fecha de replanteo, podamos, con respecto al punto de la familia Tambrig, haberlo solucionado", puesto que la citada familia aún mantiene su empresa en este emplazamiento.

El delegado provincial, Hipólito García, declaró que después "de años de lucha para que el nuevo hospital vea la luz, nos hemos vuelto a encontrar con un nuevo problema por parte del Ayuntamiento , quien parece no tener demasiado interés en que este asunto se solucione".

Por su parte, la secretaria general del PSOE, Gemma Araujo, destacó que Aguilera sabía que el acta de replanteo se iba a ejecutar el pasado jueves y expresó su sorpresa, al igual que también lo hizo Hipólito García.

Para Araujo, "la actitud de Aguilera es una grave provocación que pone en peligro la inversión prevista. A veces da la impresión de que no quieren que la Junta de Andalucía haga el hospital y así tener motivo para la confrontación con las administraciones gobernadas por los socialistas. "Estoy convencida de que Juárez y Aguilera son un problema para la ciudad y que si el hospital finalmente se construye será gracias al interés que tuvo en su día Manuel Chaves y que el presidente Griñán mantiene", declaró la socialista, que advirtió de que quién "juega con fuego acaba quemándose y estos personajes están poniendo a prueba la paciencia de las autoridades sanitarias y si al final de este tortuoso proceso el hospital se tuviese que realizar en otra ciudad cercana tendrán que explicar a los ciudadanos la equívoca actitud que han mantenido en todo este proceso".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios