La Línea

Los rocieros de La Línea viven una emotiva jornada con la Virgen

  • La misa anual en la parroquia de la Asunción de Almonte congrega a medio millar de hermanos desplazados a Huelva

El Simpecado de La Línea entra en la parroquia de la Asunción, abarrotada de gente. El Simpecado de La Línea entra en la parroquia de la Asunción, abarrotada de gente.

El Simpecado de La Línea entra en la parroquia de la Asunción, abarrotada de gente. / M. G.

Los devotos de la Virgen del Rocío de La Línea han vivido este sábado una jornada muy especial en Almonte. Como cada 12 de octubre, la misa anual ante la Blanca Paloma ha congregado en la provincia de Huelva a varios centenares de hermanos desplazados para compartir una jornada de convivencia. 

La parroquia de la Asunción se ha quedado pequeña al mediodía ante el medio millar de linenses desplazados en ocho autobuses y coches para escuchar la misa oficiada por el director espiritual y arcipreste de La Línea, Francisco de Paula Roldán Jurado.

Previamente, los hermanos linenses y el Simpecado han partido desde la casa hermandad en la aldea del Rocío, con una parada para la salve en la Capilla del Cautivo de Almonte, en El Chaparral, para seguir el mismo camino que realiza la Virgen del Rocío. En su llegada al templo, el Simpecado ha sido portado por el joven hermano Manuel Muñoz Casablanca

"Ha sido una experiencia preciosa. Una gozada. El pueblo de La Línea ha vuelto a demostrar su devoción por la Virgen del Rocío como cada 12 de octubre. Se podría decir que el pueblo de La Línea ha tomado El Rocío", ha valorado Isidoro López, hermano mayor de la entidad religiosa. 

En el oficio han intervenido el Coro Rociero de la Hermandad de La Línea y los niños de la escuela de tamborileros. "La misa ha sido multitudinaria y muy emotiva. Hemos querido hacer algo especial", ha destacado López. 

Tras la vuelta a la aldea, la casa hermandad ha acogido un almuerzo de convivencia. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios