Gibraltar

Sánchez y May abren un diálogo inédito sobre "los ciudadanos" de la comarca

  • España confirma que su prioridad son los trabajadores por encima de la soberanía y el Reino Unido preserva el 'doble bloqueo'

Pedro Sánchez y Theresa May, ayer en Bruselas. Pedro Sánchez y Theresa May, ayer en Bruselas.

Pedro Sánchez y Theresa May, ayer en Bruselas. / e.s.

"El presidente @sanchezcastejon y @theresa_may, primera ministra británica, acuerdan mantener un diálogo constructivo en beneficio de todos los ciudadanos del Campo de Gibraltar". Con este mensaje en Twitter, tan breve como cargado de significado, resumió ayer la Moncloa la reunión que mantuvieron el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y la primera ministra británica, Theresa May, en Bruselas con motivo de la asistencia a la cumbre de la OTAN.

La frase supone la confirmación de la declaración de intenciones realizada por el nuevo Gobierno del PSOE y expresada con anterioridad tanto por Pedro Sánchez como por el ministro de Exteriores, Josep Borrell. La prioridad ahora del Ejecutivo español -a la hora de afrontar la salida de Gibraltar de la Unión Europea- es proteger los derechos de los trabajadores españoles en la Roca, no abundar en el estancado debate sobre la soberanía.

El giro radical en la visión del conflicto de la Verja está contenido en el tuit de la Moncloa. De aquel "izaré la bandera de España en el Peñón" que pronunció varias veces José Manuel García-Margallo (ministro de Exteriores desde el 22 de diciembre de 2011 al 4 de noviembre de 2016) se ha pasado a la frase "Gibraltar no es un problema, no vamos a pedir que nos dejen poner la bandera", con el que Borrell antepone la fluidez en la Verja y el bienestar de los que la cruzan cada día.

Además, al dialogar sobre "los ciudadanos del Campo de Gibraltar", el Gobierno británico respeta el llamado doble bloqueo, que supone el veto a cualquier pacto que conlleve el cambio de soberanía del Peñón y a cualquier negociación sobre esta sin el permiso de los gibraltareños. Sánchez y May no se sentarán a hablar sobre Gibraltar, que esa es otra cuestión, sino sobre el efecto del Brexit en la zona.

Tanto es así que en anteriores intervenciones de este tipo, los ministros españoles solían aludir a la "zona colindante" con el Peñón, y no al Campo de Gibraltar como tal.

Según fuentes del Gobierno español, durante la reunión Sánchez se interesó especialmente por las consecuencias que la salida del Reino Unido puede tener en los residentes del Campo de Gibraltar. Ambos abogaron por la colaboración y el diálogo en interés de todos.

Sánchez y May ya se habían visto en el Consejo Europeo celebrado a finales de junio, pero no pudieron mantener allí una reunión por problemas de agenda y aprovecharon la cumbre de la OTAN para celebrar ese encuentro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios