Gibraltar

May contenta a la UE con su apuesta por un Brexit directo y sin excepciones

  • Los mandatarios de las instituciones europeas y los grupos políticos defienden que las cuatro libertades de circulación son indivisibles y que Londres no puede quedarse lo que le interese

Un quiosco exhibe las ediciones de varios periódicos británicos sobre el discurso de May. Un quiosco exhibe las ediciones de varios periódicos británicos sobre el discurso de May.

Un quiosco exhibe las ediciones de varios periódicos británicos sobre el discurso de May. / efe

Los principales mandatarios de las instituciones europeas y los grandes grupos políticos de la Eurocámara mostraron ayer su satisfacción porque el Gobierno británico no haya pedido a la Unión Europea (UE) excepciones ni privilegios a la carta.

Defendieron que las cuatro libertades de circulación (personas, mercancías, servicios y capitales) son indivisibles y que Londres no puede elegir quedarse con los derechos de la UE que le interesen y rechazar aquellos que menos les convengan, principalmente la libertad de circulación de trabajadores. "Celebramos que hayan entendido y aceptado en Londres que no habrá lugar a tácticas de elegir en la negociación sólo lo que les interesa", dijo el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en reacción al discurso del martes de la primera ministra británica, Theresa May, que finalmente abogó por la salida de su país del mercado único.

En la Eurocámara, Tusk recordó la necesidad de "un acuerdo justo" para ambas partes y celebró las palabras "equilibradas" de May sobre la integración europea, que dijo "se acercaron más a (el ex primer ministro británico Winston) Churchill que a (el presidente electo de EEUU, Donald) Trump".

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, señaló que el Ejecutivo comunitario hará "todo lo posible" durante las negociaciones con el Reino Unido para que el acuerdo final resulte "equilibrado".

"Tomo nota del discurso de la primera ministra británica. Los discursos no son por sí mismos un inicio de las negociaciones. Cuando el Reino Unido active el artículo 50 será cuando empiecen, y durarán dos años, según los tratados", recordó Juncker en un debate en la Eurocámara.

El presidente de la CE destacó que el acuerdo final "deberá cumplir las reglas" y que sus consecuencias "tendrán gran envergadura tanto para Reino Unido como para los países de la Unión Europea".

El líder del Ejecutivo comunitario afirmó que "engañan aquellos que pregonan el repliegue en sí mismos y el cierre de fronteras. Se equivocan".

Juncker reiteró la idea de que "ningún país, por sí mismo, es capaz de hacer frente ni a la llegada de refugiados, ni a la amenaza del terrorismo, ni al desempleo".

Desde la presidencia rotatoria comunitaria, el primer ministro de Malta, Joseph Muscat, destacó la "ironía histórica" de que su país ejerza este puesto coincidiendo con el Brexit o salida británica de la Unión Europea. "Hemos sido dos siglos colonia británica y presidimos la Commonwealth. En el pasado, el Reino Unido nos animaba a adherirnos a la UE", recordó. "Que el Reino Unido abandone la UE es todo menos una celebración", dijo, y llamó a que las cuatro libertades fundamentales europeas "no se vendan por separado, porque son indivisibles".

Entre los grupos políticos de la Eurocámara, el líder de la formación más numerosa, el Partido Popular Europeo, Manfred Weber, coincidió en lanzar la idea que "Brexit es Brexit". "Salir es salir. No vamos a permitir que el mercado financiero en el que se mueve el euro siga siendo configurado desde Londres", añadió.

Desde el grupo de los conservadores y reformistas, en el que se inscriben los tories británicos, el eurodiputado Syed Kamall dijo confiar en que se "cree una relación mutua constructiva entre la Unión Europea y el Reino Unido". Kamall añadió que debería haber un "punto de inflexión" en la UE que permita "prosperidad" para Londres y Bruselas, unas palabras sobre las que mostró su disconformidad el líder liberal y negociador de parte del PE para el Brexit Guy Verhofstadt. "¿Qué punto de inflexión necesitamos según usted? Deberíamos cerrar filas y luchar por nuestros intereses, sobre todo después de que el presidente (electo) de EEUU Donald Trump diga que más países deberían irse de la Unión", señaló Verhofstadt. El liberal preguntó a Kamall: "si piensa así, ¿por qué no se va a la toma de posesión de Trump en vez de estar aquí en el Parlamento Europeo?".

Para Verhofstadt, ahora más que nunca es necesaria "una reforma profunda" para salvar la UE. "No hay que esperar a 2019, ahora es cuando debemos rescatar a la Unión", añadió el liberal belga, que volvió a su desempolvar su propuesta de un ejército europeo dada la coyuntura en la UE, la OTAN y el nuevo Gobierno en EEUU.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios