Gibraltar

Barnier recalca que el acuerdo para el 'brexit' solo se aplicará a Gibraltar tras el pacto

  • El negociador jefe de la UE recalca que "ningún acuerdo entre la UE y el Reino Unido se podrá aplicar al territorio de Gibraltar sin un acuerdo bilateral entre el Reino Unido y España"

Michel Barnier. Michel Barnier.

Michel Barnier. / EFE

El negociador jefe de la Unión Europea (UE) para el "brexit", Michel Barnier, insistió hoy en que el acuerdo sobre la retirada británica solo se aplicará en Gibraltar si Madrid y Londres cierran antes un pacto sobre el Peñón.

"Gibraltar deja la Unión Europea al mismo tiempo que el Reino Unido. En dos ocasiones, los jefes de Estado y de Gobierno de los veintisiete Estados miembros han confirmado que ningún acuerdo entre la UE y el Reino Unido se podrá aplicar al territorio de Gibraltar sin un acuerdo bilateral entre el Reino Unido y España", afirmó el político francés.

Ese principio también afecta al periodo transitorio de 21 meses inmediatamente posterior a la salida del Reino Unido de la organización internacional el 29 de marzo de 2019, tal y como subrayó el excomisario galo ayer y este martes.

El negociador destacó, asimismo, la solidaridad "clara" de los países miembros sobre la cuestión gibraltareña.

Barnier realizó esas declaraciones durante una rueda de prensa posterior a un Consejo de Asuntos Generales celebrado este martes en Bruselas, donde los países que seguirán en la Unión tras la marcha británica debatieron el progreso de las negociaciones y las directrices de la futura relación con Londres.

El exministro francés reiteró que, dada la apuesta del Gobierno británico por abandonar el mercado único y la unión aduanera, esas directrices que los líderes de los Veintisiete esperan aprobar en la cumbre del viernes le pedirán trabajar en un acuerdo de libre comercio.

Añadió que esas pautas recordarán la existencia de principios no negociables como la integridad del mercado único, la indivisibilidad de las cuatro libertades (circulación de mercancías, personas, servicios y capitales) o la autonomía total de decisión de los Estados que permanecerán en la Unión.

En cualquier caso, resaltó que no solo se trata de pactar la relación comercial con Londres, sino también la cooperación en ámbitos como la universidad, la investigación, la aviación, la Justicia y la Policía, así como la Defensa y la Seguridad Exterior.

Por su parte, la ministra búlgara de Asuntos Exteriores, Ekaterina Zaharieva, cuyo país ocupa la presidencia rotatoria de la UE, aseguró que el borrador de las directrices propone "un acuerdo de libre comercio ambicioso en el centro de la futura relación" sin aranceles, pero también reconoció que se deben tener en cuenta áreas como la Defensa, Asuntos Exteriores, pesca o cultura.

Además, explicó que planteará la posibilidad de revisar las directrices en la reunión de jefes de Estado y de Gobierno de junio "para reflejar posibles cambios en las circunstancias, es decir, posibles cambios en las líneas rojas" del Reino Unido.

Pese al acuerdo anunciado ayer sobre la transición entre Londres y Bruselas, asumió que los aspectos pendientes "son a menudo los más difíciles", en referencia a la gobernanza del acuerdo de retirada en los aspectos diferentes a los derechos de los ciudadanos y el pacto financiero, así como a la frontera entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte.

La UE y el Reino Unido han decidido incluir en el documento sobre la retirada la opción de que toda la isla irlandesa permanezca en el mercado único y la unión aduanera, que se aplicará salvo que o hasta encontrar una solución alternativa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios