Alfombra roja de los Oscar Vestidos de Oscar

  • Del Balmain de 'Pe' en 2009 al Versace de abertura infinita de Angelina Jolie en 2012. Son los 'looks' más recordados de la alfombra roja más icónica.

Colocación de la alfombra roja, el viernes, para la 91 edición de los Oscar. Colocación de la alfombra roja, el viernes, para la 91 edición de los Oscar.

Colocación de la alfombra roja, el viernes, para la 91 edición de los Oscar. / Efe

El Dolby Theatre de Los Ángeles volverá a desplegar esta madrugada la alfombra roja más importante del año para acoger la 91 edición de la gala de los Oscar. No solo es la gran noche del cine, también es la gran noche del glamour. Las estrellas de Hollywood posarán con sus mejores galas con el fin de hacerse con un premio que, a diferencia del resto, no entrega la Academia: el de la mejor o peor vestida de la noche. Y también el del mejor o peor vestido, claro está. A unas horas de la cita, la expectación no puede ser mayor. Pero a la espera de ver los atuendos que lucirán los que serán los grandes protagonistas de la velada, hemos seleccionado los vestidos más icónicos de la última década, la mayoría looks de importantes firmas de moda que ya forman parte de la historia de los galardones más fascinantes del séptimo arte. Desde Penélope Cruz hasta Angelina Jolie, pasando por Cate Blanchet, Julianne Moore y Jennifer Lawrence; estos han sido algunos de los modelos más espectaculares de los últimos años.

Penélope Cruz, en 2009. Penélope Cruz, en 2009.

Penélope Cruz, en 2009. / Efe

En 2009, Penélope Cruz se coronó en uno de los primeros puestos de las mejor vestidas de la alfombra roja con un diseño de Pierre Balmain, un traje vintage con más de 60 años de historia, que ella misma adquirió tiempo atrás. La madrileña brilló en la red carpet y se llevó el Oscar por su interpretación en Vicky, Cristina Barcelona.

Sandra Bullock, en 2010. Sandra Bullock, en 2010.

Sandra Bullock, en 2010. / Efe

Un año después, en 2010, la más aplaudida en la ceremonia de los premios de la Academia fue Sandra Bullock, que con su característica espontaneidad, recogió su primera estatuilla por su papel en Un sueño posible, con un diseño plateado de Marchesa.

Reese Witherspoon posó ante las cámaras en 2011 con un elegante vestido palabra de honor y bicolor. Una propuesta de Armani Privé que a ella le sentaba como anillo al dedo.

La pierna de Angelina Jolie, protagonista en 2012. La pierna de Angelina Jolie, protagonista en 2012.

La pierna de Angelina Jolie, protagonista en 2012.

La pierna de Angelina Jolie se convirtió, sin lugar a dudas, en la triunfadora de la noche de los Oscar de 2012. La actriz fue el foco de atención de la ceremonia vistiendo una sensual creación de Versace Atelier que incluía un corte kilométrico hasta el muslo. "Yo quería estar cómoda y me siento sexy en terciopelo negro", confesó la intérprete a la revista Us Weekly. Para lucir la particularidad del vestido, Jolie posó para las cámaras de modo sensual inclinada sobre una pierna. Sin embargo, el corte de la falda, que marcó tendencia, no fue lo único que llamó la atención. Su apariencia cada vez más delgada se convirtió en un tema de discusión en Twitter. "Querida Angelina Jolie... come algo", escribió el cantante y compositor Bonnie McKee.

Charlize Theron, en los Oscar de 2013. Charlize Theron, en los Oscar de 2013.

Charlize Theron, en los Oscar de 2013. / Efe

Charlize Theron impactó con su belleza y por el traje de seda blanco de Ralph Simmons para Christian Dior en la ceremonia de entrega de los Oscar de 2013. Sencillez, elegancia y alta costura. La estrella sudafricana lució impecable con un corte de pelo pixie y un traje de dos piezas con escote bustier y corte sirena para la falda con cola bordada.

Cate Blanchett se llevó su Oscar en 2014 a la mejor actriz por su extraordinario papel de mujer de la alta sociedad neoyorquina venida a menos en Blue Jasmine, de Woody Allen. La diva australiana, que ya había arrasado anteriormente en todos los premios a los que había sido nominada, dio una lección de elegancia con un diseño de Armani Privé, en nude y pedrería.

Como era de prever, Julianne Moore se alzó con el Oscar en 2015 a la mejor actriz por su papel de profesora enferma de Alzheimer en Siempre Alice. La intérprete no había tenido rival en su categoría y todas las quinielas la daban como firme ganadora este año tras haber sido nominada en cinco ocasiones. Para la ocasión, Moore eligió un delicado diseño en blanco roto de Chanel.

Por su parte, Rooney Mara, que acostumbra a sus estilismos poco favorecedores, en los Oscar 2016 sorprendió con un delicado vestido en blanco roto, en manga larga, con escote redondo y realizado en bordado y encaje de Givenchy.

Dakota Johnson, con un carísimo collar de Cartier en 2017. Dakota Johnson, con un carísimo collar de Cartier en 2017.

Dakota Johnson, con un carísimo collar de Cartier en 2017. / Efe

Dakota Johnson y Jamie Dornan presentaron uno de los galardones en 2017. La protagonista de 50 sombras de Grey llegó vestida de Gucci, con un vestido dorado estilo años 30. Los complementos también eran de Gucci, salvo las joyas que eran de Cartier, entre las que destacaba un collar vintage de diamantes de 1959 que se encuentra expuesto en un museo (por esa razón, la actriz fue acompañada por varios guardaespaldas para proteger las joyas).

Jennifer Lawrence, en 2018. Jennifer Lawrence, en 2018.

Jennifer Lawrence, en 2018. / Efe

En la pasada edición, la de 2018, Jennifer Lawrence no pasó inadvertida con un vestido dorado de lentejuelas de Dior. Una de las estampas más virales de la noche fue cuando la actriz saltó entre las butacas del teatro con una copa de vino en la mano. Lawrence ya protagonizó un mediático tropiezo en los Oscar de 2014, y en 2018 las cámaras la volvieron a pillar en todo su esplendor departiendo una animada conversación con Meryl Streep pero, sobre todo, levantando divertidamente su vestido entre las filas de butacas para buscar sitio sin dejar en ningún momento su copa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios