leticia dolera

"He rechazado películas que me parecía que tenían un relato machista"

  • La actriz, directora y escritora, una de las voces del feminismo en España, ha celebrado en la 'Johnnie Walker House' la publicación de su primer libro 'Morder la manzana'

Leticia asegura que existe desigualdad en el mundo de la dirección entre hombres y mujeres. Leticia asegura que existe desigualdad en el mundo de la dirección entre hombres y mujeres.

Leticia asegura que existe desigualdad en el mundo de la dirección entre hombres y mujeres. / globally

La actriz ha ejercido de embajadora de la Johnnie Walker House, sede oficial del afterwork del Madrid Design Festival, evento patrocinado por Johnnie Walker Black Label. Allí ha celebrado la publicación de su libro, que sale a la venta el martes, y ha hablado del movimiento feminista, del que es uno de los grandes altavoces en nuestro país.

El 8 de marzo me manifestaré para visibilizar la necesidad de un cambio profundo"El libro nace de la necesidad de aportar algo mío al movimiento feminista"

-En su perfil de Twitter se define como actriz, directora, feminista y mata zombies profesional. ¿A qué se refiere con lo de mata zombies?

-Es un guiño al personaje que interpreté en REC3, Clara, que cogía la sierra mecánica y se cargaba a todos lo zombies que le pusieran por delante. Así que ojito, ¡que la sierra aún la tengo!.

-¿Por qué hace unos meses sintió que era el momento de denunciar que había sufrido abusos sexuales?

-Me pareció importante coger el impulso del movimiento #MeToo que tanta fuerza estaba cogiendo al otro lado del océano, para hablar de aquello que no se menciona, para romper con el silencio que rodea a las agresiones, al acoso y la sexualidad. Aquello de lo que no se habla no existe, así que el primer paso para cambiar las cosas es verbalizarlas.

-Al mismo tiempo que en las redes sociales encuentra mucho apoyo, ¿le ocurre también lo contrario? ¿Recibe muchos comentarios machistas cuando defiende a las mujeres?

-Ya sabemos que las redes sociales son un lugar extraño. Por un lado, han sido muy importantes para este nuevo resurgir feminista, pues mujeres de todo el mundo nos estamos comunicando entre nosotras y estamos viendo que no estamos solas, no estamos locas y que nos pasan a menudo las mismas cosas. Por otro lado, es un lugar donde es muy fácil caer en el insulto, al refugiarte detrás de un nickname y no tener delante a la otra persona, se cae por inercia en eso. Algunas veces contesto e intento hacer entender a la otra persona el motivo de mi postura, pero muy pocas.

-Le han otorgado premios por defender los valores del feminismo, ¿cómo se siente al haber logrado ser uno de los mejores altavoces de muchas mujeres que no se atreven a hablar del tema?

- No me siento ni más ni menos que otra mujer que también se declare feminista y reivindique una sociedad más justa. Sencillamente, yo por mi trabajo, tengo un altavoz del que otras mujeres no disponen y lo uso.

-En la gala de los Goya la frase del "campo de nabos feminista" que usted pronunció fue de lo más comentado, pero era algo que estaba pactado con Joaquín y Ernesto, los presentadores, ¿siente que ahora todo lo que dice se mira con lupa?

-No sé, en todo caso fue una sorpresa que se hablara tanto de ello. Pero también me alegro de que generase debate. El debate es bueno.

-Si como actriz ya es complicado encontrar oportunidades por ser mujer ¿como directora es más difícil todavía?

-Como dije en los Premios Feroz, los datos apuntan a que eso es así. Todavía existe desigualdad en el mundo de la dirección. Nos cuesta más llegar y cuando lo hacemos los presupuestos son menores. Pero este año hemos tenido dos ganadoras al Goya a la Mejor dirección, eso es muy importante porque ayuda a visibilizar el trabajo de las mujeres directoras y también crea referentes para las niñas cineastas del futuro.

-¿Qué papeles ha rechazado o rechazaría como actriz y qué no aparecería nunca en una película dirigida por usted?

-No se trata tanto de rechazar algo por un personaje en concreto sino por la historia global que cuenta la peli. He rechazado pelis que me parecía que tenían un relato profundamente machista y donde todos los personajes femeninos eran o chicas que no se enteraban de nada o chicas absolutamente sexualizadas y sin interés dramático.

-Cuando va a una alfombra roja y los focos están puestos en los vestidos y en los medios se habla de los trajes que han lucido las actrices, ¿qué siente?

-Una contradicción interna. Por un lado, al haber sido educada con los referentes de belleza y de estética que todas conocemos, no puedo evitar querer encajar en el patrón. Por otro, quiero sentirme libre para vestirme como quiera. Por eso en los pasados Goya fui con pantalón y zapato plano, para contarles a las niñas que luego vean esas fotos, que se puede ir elegante a una fiesta importante sin un vestidazo y sin tacones y que no se es más o menos femenina o más o menos mujer por ello.

-El próximo martes publica su libro Morder la manzana, ¿qué quiere transmitir con este libro y cómo surgió la idea de escribirlo?

-El libro nace de la necesidad de aportar mi grano de arena al movimiento feminista usando el altavoz que me da mi profesión. En él intercalo relatos en primera persona con partes de teoría feminista. A través de experiencias tanto personales como de mis amigas intento hacer un recorrido ameno y entretenido por la teoría feminista y también por la historia del feminismo, pues creo que es importante que sepamos cómo conseguimos los derechos que ahora tenemos las mujeres, que fue gracias a la lucha de las que nos precedieron y también a la complicidad de los hombres que decidieron apoyarnos por el camino.

-¿Cuáles son sus próximos proyectos?

-Acabo de terminar el rodaje de la película ¿Qué te juegas?, ópera prima de la directora Inés de León, que co-protagonizo junto a Amaia Salamanca y Javier Rey. Y también estoy escribiendo el que será mi siguiente proyecto como directora.

-Y el 8 de marzo, día de la huelga feminista, ¿qué hará?

-Parar y salir a manifestarme, para visibilizar la necesidad de un cambio profundo en el sistema de organización social en el que vivimos que nos lleve a construir una sociedad más justa e igualitaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios