Entierro de Lagerfeld Karl Lagerfeld, por siempre

  • Aunque en su entorno sólo se ha hablado de una "larga enfermedad", todo indica que el icónico diseñador falleció de un cáncer de páncreas.

El diseñador alemán, en uno de los últimos desfiles en los que salió a saludar tras el pase. El diseñador alemán, en uno de los últimos desfiles en los que salió a saludar tras el pase.

El diseñador alemán, en uno de los últimos desfiles en los que salió a saludar tras el pase. / Efe

El Grand Palais acoge el desfile primavera-verano 2019 de Chanel convertido en una playa paradisiaca. Al cierre, Karl Lagerfeld se despide acompañado por primera vez de su número dos. Está demacrado e hinchado. Saltan las alarmas, ¿qué le pasa a Lagerfeld? La salud del Káiser era objeto de comentarios y rumores desde hacía ya varios años. Su paso se ralentizaba a vista de todos y su participación en el carrusel final –el último pasaje de modelos tras el desfile–, que siempre iba liderando, se había reducido a un tímido y discreto gesto desde la entrada a las bambalinas. Desde los asientos del Grand Palais todos preguntaban "¿qué le pasa a Karl?" Pero nadie respondía. Tampoco el pasado 20 de enero, en la presentación de la alta costura primavera-verano 2019, cuando el alemán no salió ni en el primer ni en el segundo pase del show, ambientado en una villa italiana. "Lagerfeld se sabía enfermo desde hace dos años. En las dos últimas semanas la gente sabía que se iría en cualquier momento", indican fuentes de Chanel, donde trabajó desde 1983. Aunque ninguna de las casas para las que diseñaba (Fendi, Chanel y la que llevaba su nombre) han indicado las razones de la muerte, la prensa francesa habla de una "larga enfermedad" y algunos medios señalan más concretamente un cáncer de páncreas. Pese a la decadencia, hasta los últimos meses el alemán nunca se escondió de las cámaras ni de las plumas y siguió dando entrevistas, en las que dejó evidencias de cómo deseaba irse. "Quiero desaparecer como un animal en un bosque", dijo en 2015 en una entrevista en la cadena France 3. Al ver la faraónica ceremonia que siguió a la muerte del cantante francés Johnny Hallyday, en diciembre de 2017, se apresuró a decir públicamente que "nada de entierros", y que quería que dispersaran las cenizas junto a las de su madre y la de su amado Jacques de Bascher, fallecido en 1989. Sus allegados han cumplido con su voluntad y no ha habido grandes actos aunque sus amigos y colegas pudieron despedirse de él.Apenas gotean las filtraciones. Este jueves los empleados fueron invitados a un modesto homenaje en un teatro parisiense, al que acudieron un millar de ellos. Desde el estrado, algunos directivos de la marca y la mujer que trabajó 30 años codo con codo con Lagerfeld y que tomará su relevo, Virginie Viard, contaron algunas anécdotas del genio. Todo ello, lejos de las cámaras y los flashes, convertidos en el enemigo, sobre todo de cara al funeral, celebrado el viernes en un lugar pequeño, secreto hasta para cercanos colaboradores del modisto, para protegerlo de toda filtración que pueda comprometer su intimidad. A la hora del entierro, los empleados guardarán un minuto de silencio desde los talleres de la firma, donde ultiman los detalles de la colección otoño-invierno 2019/2020, que será presentada el 5 de marzo. El desfile llevará el sello de Lagerfeld, quien entregó a Viard el boceto de un último diseño hace menos de una semana. El vestido se mostrará para esta ocasión, en la que será sin duda la mayor ofrenda pública que le dedicará la maison junto a sus invitados y bajo la atenta mirada de toda una generación de diseñadores en la que sin duda dejó una huella imborrable.

Lagerfeld, con su querida gata Choupette. Lagerfeld, con su querida gata Choupette.

Lagerfeld, con su querida gata Choupette.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios