Pasarela

Carme Ruscalleda cierra su restaurante de Barcelona

Carme Ruscalleda, en su restaurante Sant Pau. Carme Ruscalleda, en su restaurante Sant Pau.

Carme Ruscalleda, en su restaurante Sant Pau. / efe

Carme Ruscalleda (Sant Pol de Mar, Barcelona, 1952) y su marido, Toni Balam, han decidido cerrar el Sant Pau (tres estrellas Michelin) en el año en que cumple 30. "No es una jubilación", defiende la cocinera, quien atesora siete brillos de la guía francesa en tres establecimientos y cuyo nombre ha ido parejo al de los grandes de la gastronomía patria, hombres en su inmensa mayoría. De su historia vital y profesional, de discriminación por cuestión de sexo y de las enseñanzas regladas de cocina habla sin tapujos. Del cierre definitivo de su proyecto más personal, previsto para octubre, comenta que "espero tener más tiempo libre para viajar; pasaré por Asturias", promete. En el espacio de parking y jardín del Sant Pau, su hija abrirá un bar.

El restaurante Sant Pau servirá su última cena el 27 de octubre. Es, asegura Ruscalleda, una decisión muy meditada de la que se siente feliz. "Queremos reinventar nuestros compromisos profesionales y darle recorrido, contenido y futuro a nuestro departamento Cuina Estudi". Ruscalleda considera que ha finalizado una etapa y quiere continuar en activo, "y cargada de ilusión", pero de otro modo. "No queremos cortar el cordón umbilical que nos une a la cocina y a la gastronomía. Prueba de ello es la colaboración en el restaurante Odyssey de Joël Robuchon en el hotel Metropole de Montecarlo con un pop up durante julio y agosto para el servicio de las cenas", afirma.

Pero, sobre todo, Carme Ruscalleda deja claro que continuará tanto al frente del Sant Pau de Tokio, que la chef abrió en el año 2004, como con su labor en el Mandarin Oriental, con su hijo Raül Balam como jefe de cocina del Moments.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios