Fórmula 1 | GP de Austria Leclerc, listo para el asalto

  • El monegasco logra su segunda 'pole' de la temporada

  • Hamilton saldrá quinto tras ser sancionado con tres puestos

  • Vettel, noveno

Charles Leclerc (Ferrari) saluda al público asistente al circuito de Spielberg tras lograr la 'pole position'. Charles Leclerc (Ferrari) saluda al público asistente al circuito de Spielberg tras lograr la 'pole position'.

Charles Leclerc (Ferrari) saluda al público asistente al circuito de Spielberg tras lograr la 'pole position'. / FLORENT GOODEN / DPPI Media / AFp

Charles Leclerc saldrá primero en el Gran Premio de Austria, el noveno del Mundial de Fórmula 1, al firmar una brillante pole en Spielberg, donde superó a Lewis Hamilton (Mercedes) -posteriormente sancionado- y salvó el honor de Ferrari, cuyo primer espada, Sebastian Vettel, ni siquiera pudo salir a pista en la tercera ronda de la calificación.

Leclerc, de 21 años, relegó a un segundo plano la decepción de su jefe de filas y firmó la segunda pole de su carrera en Fórmula 1, después de la de abril en Bahréin. Lo hizo al cubrir los 4.318 metros de la pista de Estiria en un 1.03,003; 259 milésimas menos que Hamilton, que perdió tres plazas por sanción y arrancará quinto en el Red Bull Ring. El británico había bloqueado a Kimi Raikkonen (Alfa Romeo) antes de la tercera curva, en la primera ronda de la calificación (Q1).

Su acción -respondida con una peineta por parte de Kimi- fue motivo de investigación por parte de los comisarios de la FIA (Federación Internacional del Automóvil), que, dos horas después del final de la calificación, decidieron sancionarlo con la pérdida de tres puestos en parrilla.

Circunstancia que para nada deslució la extraordinaria puesta en escena de Leclerc, que firmó la vuelta más rápida de la historia del circuito propiedad de la escudería para la que pilota el holandés Max Verstappen.

Max, de idéntica edad que Leclerc, aunque con más experiencia en la categoría reina, saldrá desde la primera fila, al lado del monegasco. Motivo que invita a soñar a los más optimistas con que el futuro ya estuviese aquí; en una categoría que vive su sexto año de aplastante dominio de Mercedes, líder claro en ambos campeonatos, tras sumar los ocho triunfos del año, seis de ellos con doblete.

La sanción de Hamilton benefició a su compañero, Valtteri Bottas, que saldrá tercero; y, unida a la de Kevin Magnussen -que fue quinto en la cronometrada principal, pero pierde cinco puestos por sustituir la caja de cambios de su Haas- le vino de perlas a Lando Norris -compañero de Carlos Sainz en McLaren-, que avanza un puesto y saldrá cuarto.

Sainz, séptimo en el Mundial, con 24 puntos; y que también ocupa el mejor puesto posible con su equipo -cuarto en el Mundial de constructores, por detrás de las tres escuderías con opción al podio- nada pudo hacer, salvo morirse de rabia; al ver que el coche iba fenomenal el día que sabía que, pasase lo que pasase, arrancaría desde el fondo del grupo. Por sustituir motor y caja de cambios. El piloto madrileño buscará una remontada difícil, pero a la que no renuncia.

Sainz buscará invitación para la fiesta que pretende organizar Leclerc, tres veces tercero este año: en Canadá y el pasado domingo, en Paul Ricard; y en Bahréin. Donde, en la segunda prueba del año, sólo una desgracia, en forma de avería mecánica en la unidad de control del sistema de inyección, lo apartó de un triunfo que parecía seguro a falta de diez vueltas.

La joven estrella monegasca dispondrá de una nueva oportunidad de inaugurar su casillero de victorias este domingo en Austria, que homenajea este fin de semana a Niki Lauda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios