EUROPA SUR En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

'Litus' Problemas del primer mundo

'Litus', de Dani de la Orden. 'Litus', de Dani de la Orden.

'Litus', de Dani de la Orden. / M. H.

Del episodio de branded content que Leticia Dolera trajo a la Sección Oficial del Festival de Málaga hace unos años, pasando por el cortometraje de Ridley Scott para Turkish Airlines, la historia del cine está repleta de colaboraciones entre realizadores y marcas. Litus no llega a serlo, pese a que el product placement de una marca de cerveza es evidente, la fotografía no dista en nada de un spot publicitario, y la infatigable banda sonora ambiental remite de manera permanente a la llegada incipente de un eslógan. Por desgracia, también algunos pasajes del guión.

El suicidio de Litus reúne seis meses después a un grupo de amigos en casa de uno de ellos. Entre confidencias, anécdotas y trapos sucios, Toni (Quim Gutiérrez), hermano del fallecido, comparte varias cartas que éste le hizo llegar… destinadas a cada uno de sus amigos.

Algo hay del ajuste de cuentas bobò de Las distancias, y también de los títeres que oscilan en función del ausente. Pero De la Orden no es Elena Trapé (tampoco Polanski) y es evidente cuando al tratar de llevar al cine esta obra teatral de Marta Buchaca, los altibajos son una constante y el engranaje funciona lo que dura la vis cómica de Adrián Lastra. Consumida esta, para el último tercio -el importante, donde se pagan las facturas de las premisas ingeniosas- el descalabro es supremo, fronterizo en la vergüenza ajena.

“Sólo quería que supierais que el día que murió escribió su mejor canción”, esgrime Pepe (Miquel Fernández). Y es que la superficialidad con la que los personajes desglosan el suicidio, justifican las acciones y gestionan sus pataletas es casi infantil, lejos de los retratos corales mucho más eficientes y equilibrados del díptico Barcelona, nit d’estiu y Nit d’hivern. Para poco sirve aquí un reparto esforzado en cubrir con sus mejores –aunque repetitivas– maneras la búsqueda programada de la lágrima fácil. El momento tear-jerking de Sonia (Marta Nieto) y Marco (el propio Lastra) sólo puede soportarse desde la misma indiferencia que el número musical de cierre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios