FESTIVAL DE CINE DE SEVILLA | LAS NUEVAS OLAS FICCIÓN Presente convulso, semillas de futuro

  • Trece títulos de ficción traen el cine más audaz, renovador e inconformista a una de las secciones estrella del festival

La sección más transversal y diversa del SEFF trae hasta veinte títulos del cine más prometedor y heterodoxo que se hace hoy en Europa, trece de ellos de ficción y siete de no-ficción agrupados en torno a ciertas temáticas que apelan a la convulsa realidad social e íntima del mundo contemporáneo.

Así, las distintas declinaciones y laberintos del amor encuentran eco en títulos como Seven Small Coincidences, del veterano cineasta húngaro Péter Gothár, un filme sobre la “necesidad, fallida, de encontrar un compañero sentimental de por vida y el cosquilleo que provocan los nuevos comienzos”. Presentado en Venecia, Oasis, del serbio Ivan Ikic, nos adentra en las dificultades de mantener un triángulo amoroso en la Yugoslavia de los tiempos de Tito. La finlandesa Hannaleena Hauru también pone patas arriba las relaciones sentimentales en Fucking with Nobody, y Apples, del griego Christos Nikou, sigue el trazado de su exitoso compatriota y mentor Lanthimos en su tono de tragicomedia melancólica y minimalista, mientras que los protagonistas de la francesa Rascal, de Peter Dourountzis, viven una relación alejada de toda convención romántica.

Personajes en situaciones límite, vidas amenazadas e inconformismo encontraremos en Ghosts, ópera prima de la turca Azra Deniz Okyay, ganadora en la Semana de la Crítica de Venecia, una vuelta de tuerca al subgénero de vidas cruzadas. Sobrevivir gracias a la imaginación y al poder de la literatura son las armas contra la violencia y el miedo de Night of the Kings, de Philippe Lacôte, una co-producción franco-costamarfileña premiada en Toronto que se postula en la carrera para el Oscar.

La supervivencia y la gestión emocional del shock sobrevuelan Conference, del Ivan I. Tverdovskiy, una cinta sobre las consecuencias del traumático ataque de un grupo de terroristas chechenos al Teatro Dubrovka de Moscú en 2002.

Personajes en lucha contra para no perder su esencia humana encontraremos en Naked Animals, de Melanie Waelde, íntimo y descarnado retrato de un grupo de adolescentes en una ciudad de provincias alemana. También en Honey Cigar, debut de Kamir Aïnouz, una reflexión sobre el legado y la identidad con apuntes autobiográficos protagonizada por Zoé Adjani. La experiencia de la emigración y la adaptación también tiene peso en Exile, de Visar Morina, retrato de un emigrante que cree sufrir bullying y racismo en el trabajo, aunque duda de si todo es resultado de su propia paranoia.

Otros dos largos también ponen el foco en personajes en proceso de reconstrucción: la coproducción franco-lituana Walden, de Bojena Horackova, melancólica y poética mirada a dos momentos de la vida de una mujer, y la española Pa’tras, ni pa’tomar impulso, de Lupe Pérez García, retrato de una carismática bailarina de flamenco que viaja a Argentina tras un desengaño amoroso.

Tags