elecciones municipales, autonómicas y europeas

La revancha o el remate del 28-A

  • La campaña más atípica de cara a la 'segunda vuelta' de las generales echa el telón

  • El PSOE busca apuntalar su victoria; PP y Podemos, la remontada; Cs, afianzarse y Vox, presencia global

Comentarios 1

La campaña electoral más atípica de los últimos años, planteada por casi todos los partidos como un partido de vuelta o una segunda oportunidad después de las generales de abril, llegó ayer a su fin, con los líderes políticos haciendo un último llamamiento al voto de los ciudadanos.

El PSOE busca apuntalar la victoria de las generales y dar la puntilla al PP que, si se cumplen algunas encuestas, podría perder buena parte de su poder territorial.

Los que han dejado de votar al PP pueden volver a confiar, la nueva dirección ha tomado nota""Quedarse en casa es entregar un cheque en blanco a Pedro Sánchez y a Pablo Iglesias"

Ciudadanos pretende superar al PP y situarse como la gran fuerza del centroderecha, mientras que Unidas Podemos y sus diferentes marcas buscan también mantener los llamados ayuntamientos del cambio o hacerse con Gobiernos autonómicos mediante pactos de las fuerzas de izquierda.

Mañana se comprobará también si el fenómeno de Vox se confirma electoralmente o pierde algo de fuelle como adelantan algunos análisis.

Ante este reto, los líderes políticos de los principales partidos quemaron anoche sus últimos cartuchos, casi todos en la Comunidad de Madrid, uno de los campos de batalla más apretados de la contienda electoral.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, cerró la campaña socialista apelando a la responsabilidad de los madrileños para acabar con más de treinta años de corrupción en esta autonomía.

"El próximo 26 de mayo tenemos la oportunidad y, yo diría más aún, la responsabilidad, de acabar con más de treinta años de corrupción en la Comunidad de Madrid", reclamó.

El candidato de Más Madrid a la Comunidad, Íñigo Errejón, advirtió a su vez de que votar otras opciones de izquierda es "tirar una moneda al aire" y que desde el domingo se puede "abrir una etapa histórica tras 25 años de maltrato a los servicios públicos", mientras que la candidata de la plataforma al Ayuntamiento y alcaldesa, Manuela Carmena, defendió que ellos son "distintos".

El líder del PP, Pablo Casado, reclamó a los votantes en su mitin de cierre que no hagan pagar a la nueva ejecutiva del PP por las "conductas reprochables" que tuvo una "ínfima minoría" del partido hace "mucho tiempo" porque él será implacable con cualquier "traidor" a las siglas populares.

Casado garantizó a todos los que han dejado de votar al partido por este motivo que "pueden volver a confiar" en el PP porque la nueva dirección ha "tomado nota" y ha reaccionado volviendo a sus señas de identidad.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, dio por finalizada la campaña con un llamamiento a acudir mañana a las urnas advirtiendo a los electores que quedarse en casa es entregar "un cheque en blanco" a Pedro Sánchez y a Pablo Iglesias.

Rivera clausuró la campaña a las autonómicas, locales y europeas en el distrito de Hortaleza, donde Cs ganó las generales del 28-A (obtuvo un 24,47% de los votos) y pronosticó que en la Comunidad de Madrid "pueden hacer historia", insistiendo también en que para gobernar España "hay que gobernar Madrid".

El único que optó por cerrar la campaña fuera de la capital fue el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, que garantizó que es el verdadero voto útil y descartó que el PSOE pacte con Ciudadanos.

Santiago Abascal cerró la campaña de Vox frente al Tribunal Supremo, donde se desarrolla el juicio del procés, y animó a los suyos acudir masivamente a las urnas para rematar la "gesta" del 28 de abril y hacer que el partido esté presente en todos los municipios y comunidades, así como en el Parlamento Europeo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios