EUROPA SUR En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

España

La pirámide invertida (y masculina) de las UCI

  • El 72% de los pacientes críticos son hombres, según certifica el Instituto Carlos III

Un enfermo de coronavirus, necesitado de respirador, en Casamaggiore, Italia. Un enfermo de coronavirus, necesitado de respirador, en Casamaggiore, Italia.

Un enfermo de coronavirus, necesitado de respirador, en Casamaggiore, Italia. / EFE

Una pirámide invertida, con una base pequeña, casi en forma de aguja. Y con un sesgo de sexo muy pronunciado. Ésa es la forma en el que se distribuyen los enfermos y fallecidos a causa del coronavirus de la Covid-19. El Instituto Carlos III comienza a tener una radiografía bastante completa de cómo afecta la infección a la población española y qué parte de ésta es la que sufre los peores daños.

Los pacientes ingresados que necesitan los cuidados críticos son sólo el 10%, y de éstos una mayoría, de casi seis de cada 10, debe ser enganchado a un respirador. Éste es el tratamiento imprescindible para los enfermos que desarrollan una doble neumonía, que es una de las derivadas más preocupantes de la infección. Sin embargo, el Instituto Carlos III valora que sólo el 3,2% de los que llegan a los hospitales requieren de esta ventilación.

De todos los que están en las UCI, el 72% son hombres, un porcentaje tremendo que se traduce, también, en la mayor mortalidad de los varones sobre las mujeres. La edad media de los ingresados es de 66 años, la mayor parte se sitúa entre los 57 y 73 años. Pero la edad media de los fallecidos es de 82 años. 

El Instituto Carlos III también calcula el calendario personal de los infectados en lo siguiente: se tarda cinco días en la hospitalización desde que aparecen los primeros síntomas, los ingresos en UCI se producen dos días después y los fallecimientos otros dos días más tarde. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios