Organización del referéndum

Un centro de prensa oficioso a 10 euros por día

  • La sede de Mediapro, de Jaume Roures, se convierte en sala donde la Generalitat informa de la organización del referéndum

Turull, Junqueras y Romeva Turull, Junqueras y Romeva

Turull, Junqueras y Romeva / J.M.M.P

Comentarios 2

Este es un referéndum muy especial, no sólo por ilegal, sino carente de cualquier tipo de organización oficial. Las papeletas que han llegado a algunos domicilios para formar las mesas electoraes, por ejemplo, no lleva membrete. Todo muy clandestino, pero muy público. La ley que lo sustenta está anulada por el Tribunal Constitucional, su junta electoral fue suspendida por la propia Generalitat para que sus miembros sorteasen las multas de 12.000 euros diarios y no hay un centro oficial de escrutinio. Al menos que se sepa, y es que las fuerzas de seguridad tienen la orden de la Fiscalía y del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) de intervenir la logística del referéndum. Si hubiese un centro abierto para el escrutinio y el seguimiento de la jornada electoral, tendría que ser cerrado. Hasta el día de ayer, por ejemplo, los periodistas no sabían desde dónde informarían los responsables de la Generalitat.

Hoy ya lo sabemos: desde la sede de la empresa Mediapro, de la que es propietario Jaume Roures, el dueño de las transmisiones de fútbol, el hombre que puso casa y mantel a Pablo Iglesias para que cenase en su casa con el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras. Fue el día de la manifestación contra el terrorismo en Barcelona, el día que se abucheó al Rey después de los atentados de agosto.

El centro de prensa, radio y televisión se llama IPCB, International Press and Broadcasting Center, y se acaba de estrenar con una rueda del vicepresidente Junqueras, acompañado del consejero de Presidencia, Jordi Turull, y Romeva, el consejero que se presenta en Bruselas como ministro de Exteriores de Cataluña. La sala, como privada que es, cuesta 10 euros al día. No está nada mal, hay redes y todo tipo de conexiones abiertas para las radios y televisiones, hay wifi, agua y refrescos, pero resulta extraño que haya que pagar para asistir a las ruedas de prensa de los consejeros. Claro que así no podrán ser acusados de malversación.

El referéndum del 9 de noviembre de 2014, organizado por el Gobierno de Artur Mas, fue escrutado por la empresa de telecomunicaciones de la Generalitat y se habilitó una sala de prensa en el pabellón de Italia de la Generalitat. Ahora, Mas debe hacer frente a los fondos que se destinaron a aquella consulta por orden del Tribunal de Cuentas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios