España

El aprendizaje de la princesa Leonor en los cinco años de reinado de Felipe VI

  • La heredera cumple los primeros cinco años de reinado de su padre sumida en el proceso de aprendizaje de las funciones que desempeñará.

La princesa Leonor en su primera intervención pública. La princesa Leonor en su primera intervención pública.

La princesa Leonor en su primera intervención pública. / EFE

Comentarios 1

Los cinco años de reinado de Felipe VI no son la única efeméride que se conmemora mañana, 19 de junio, ya que, en paralelo, se cumple el primer lustro de Leonor de Borbón como princesa de Asturias, caracterizado por un medido y discreto proceso de formación y aprendizaje.

La princesa Leonor, que el próximo 31 de octubre cumplirá 14 años, tomó el testigo de su padre como heredero a la Corona en el mismo momento en que fue proclamado jefe del Estado.

Desde entonces, sus apariciones han sido discontinuas, aunque el pasado año marcó un punto de inflexión en su papel institucional que este año se reforzará con su estreno en Oviedo en los premios Princesa de Asturias en octubre y en los de Girona en noviembre, en su primera visita a Cataluña.

El 30 de enero de 2018, el día que su padre cumplía 50 años, éste impuso a su primogénita el Toisón de Oro en un solemne acto que tuvo lugar en el Palacio Real con la presencia de los reyes, de don Juan Carlos y de doña Sofía.

Aquel día, don Felipe le marcó el camino que deberá transitar guiada "permanentemente por la Constitución, cumpliéndola y observándola".

"Tus acciones, todas, deberán guiarse por el mayor sentido de la dignidad y la ejemplaridad, por la honestidad y la integridad, por la capacidad de renuncia y de sacrificio, por el permanente espíritu de superación y por tu entrega sin reservas a tu país y a tu pueblo", le consignó.

Siete meses después, llegó otro momento relevante en el principado, como fue su primer viaje oficial a la basílica de Covadonga (Asturias), con sus padres y su hermana, la infanta Sofía.

Como lo definió Felipe VI, fue "un día para la historia" por el simbolismo del lugar y del momento.

La puesta de largo institucional prosiguió el 31 de octubre, cuando la primogénita de los reyes, en su 13 cumpleaños, pronunció sus primeras palabras en un acto con motivo del 40 aniversario de la Constitución, cuando leyó el artículo, que reza que la forma política del Estado es la monarquía parlamentaria.

"Estaba muy nerviosa, pero lo ha hecho divinamente", comentó el rey Juan Carlos ese mismo día para enjuiciar el papel de su nieta.

Desde entonces, en siete meses y medio, la princesa solo ha vuelto a aparecer en otros dos actos oficiales: en la sesión del Congreso en la que se conmemoraron las cuatro décadas del texto constitucional y en la misa del Domingo de Resurrección en Palma.

La dosificación de sus apariciones ha sido una constante en la trayectoria de la princesa, que mañana asistirá al acto con el que se va a conmemorar el primer quinquenio de su padre en el trono.

Resuelta la incógnita de cuándo se estrenará en la ceremonia de los Premios Princesa de Asturias, la duda es si pronunciará su primer discurso. Don Felipe lo hizo con 13 años en Oviedo, la edad que tendrá cuando se celebre en octubre la nueva edición.

Otra duda es cuál será el primer destino al extranjero de la heredera.

Por el momento, dispone desde los 12 años de su primera fotografía oficial en solitario y ha sido testigo de citas relevantes, como la apertura de las Cortes en la pasada legislatura.

También se vio en el centro de un episodio que suscitó la polémica, como fue el desencuentro de las reinas Letizia y Sofía en la misa de Palma en abril del pasado año.

Otro rasgo que ha caracterizado el principado de Leonor de Borbón ha sido el de la discreción sobre su formación académica y sobre su vida personal.

Leonor de Borbón cursará a partir de septiembre tercero de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) en el colegio privado de Santa María de los Rosales de Madrid.

Por ahora, no hay indicios de si la princesa estudiará parte del bachillerato en el extranjero, como hizo su padre en Canadá, donde estudió COU antes de ir a la universidad, o si recibirá formación militar, algo que debe determinar el Gobierno.

Sobre su vida personal y sus aficiones, el Palacio de la Zarzuela no ha facilitado información, más allá de las imágenes familiares que distribuyó en enero del pasado año por el 50 cumpleaños de Felipe VI, en la que se descubrió que la princesa era zurda.

Del entorno de la heredera ha trascendido que es muy buena estudiante, domina el inglés, aprende francés y algún otro idioma, que, según algunos medios, en un principio fue el chino y ahora el árabe, y muestra interés en disciplinas como la robótica.

A la que es también princesa de Girona y de Viana le atrae la lectura y también la danza, el teatro, el cine y la música, pasatiempos que disfruta en directo de vez en cuando, al haber asistido con sus padres, o a veces solo con la reina y su hermana a espectáculos en directo.

El deporte es otra de sus diversiones, entre ellos, la gimnasia, el esquí, la hípica o el bádminton, como la reina reveló hace dos años a la campeona Carolina Marín, a quien propuso, incluso, dar clases a sus hijas en el Palacio de la Zarzuela.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios