España

Rajoy cree que Camps pagó sus trajes y niega "chantajes" de Bárcenas

  • El líder del PP rompe su silencio sobre el caso Gürtel para reiterar su confianza en el presidente valenciano · Defiende su gestión de las crisis internas y aclara que no funciona "a base de presiones"

Comentarios 15

Habló Mariano Rajoy tras un tiempo de silencio y de respuestas esquivas sobre el caso Gürtel, el escándalo de corrupción que afecta a varios dirigentes de su partido en Madrid y en Valencia. Lo hizo para salir en defensa del presidente de Valencia, Francisco Camps, y para negar "chantajes" de Luis Bárcenas, su tesorero. En una visita a Málaga, que incluyó un homenaje en recuerdo al concejal malagueño del PP asesinado por ETA, José María Martín Carpena, el líder de los populares aseguró que el jefe de finanzas del PP, Luis Bárcenas, "no le ha chantajeado", y dejó claro que una de sus "pocas virtudes" como político, bien acreditada a su juicio, consiste en que no acepta "chantajes ni presiones" de nadie.

De este modo contestaba Rajoy a todas las cuestiones que rodean al caso Gürtel, en especial a la delicada situación que atraviesa Bárcenas, al que investiga el Tribunal Supremo (TS) por los delitos de cohecho y fraude fiscal. Además de negar chantajes o presiones de quien todavía sigue siendo el tesorero del PP, el presidente de los populares también negó que Bárcenas se haya llevado cajas con documentos, como apuntarían algunas informaciones periodísticas. "No me consta", puntualizó.

Después de varios días de silencio, Rajoy habló sin evasivas sobre los supuestos chantajes y las amenazas de Bárcenas: "Tengo muy pocas virtudes, pero sí alguna tengo, y lo digo con tranquilidad, es que he demostrado que no acepto chantajes ni presiones. A mí Bárcenas no me ha chantajeado. Cada uno luego puede decir lo que quiera, pero he acreditado que no suelo funcionar con presiones ni con chantajes".

Asimismo, el líder del PP hizo hincapié en remarcar que en el comité de dirección de su partido existe unanimidad al respecto y que, por ello, todos sus integrantes aceptan el modo con que Rajoy gestiona estos casos judiciales. Rajoy aclaró en este punto: "Estamos actuando con la máxima sensatez y sentido común, sabiendo donde estamos y lo que hacemos; sé donde estoy y lo que estoy haciendo, y haré lo mejor para mi partido y para el interés general de los ciudadanos".

Y a continuación, reiteró: "Sé donde estoy y qué estoy haciendo". El líder del PP reconoció también que los casos de corrupción que afectan a algunos de los cargos de su partido no son "un tema menor", si bien subrayó que ante todo "hay que esperar a ver cómo terminan las cuestiones judiciales" en marcha, tanto en el Supremo, que investiga al diputado Jesús Merino por un supuesto delito de cohecho y a Bárcenas, como en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana.

Al respecto de la investigación de la rama valenciana del caso Gürtel, en la que se investiga al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y a su mano derecha en el PP de la comunidad, Ricardo Costa, por cohecho, Rajoy aseguró que sigue creyendo que Camps pagó los trajes por los que se le ha imputado en el caso Gürtel, tal y como manifestó el líder autonómico en su declaración ante el juez.

Rajoy advirtió que "es absurdo" pensar que alguien como Camps, presidente de la Generalitat de Valencia, "se pueda vender por tres trajes". "Pagó sus trajes, lo creo, y creo que es absurdo afirmar que un presidente de la Generalitat se puede vender por tres trajes: va contra el sentido común y la razón", sentenció.

No es la primera vez que el líder de los populares hace una afirmación de este calibre. A finales del pasado abril, en Barcelona, ya dijo que Camps no se vendería por tres trajes, pero entonces el presidente valenciano no estaba imputado en la investigación que sigue el Tribunal Superior de Justicia de la comunidad autónoma ni, como ocurrió recientemente, el juez ponente del caso había señalado la inexistencia de pruebas que certificaran que abonó el importe de estas dádivas. Para el líder de los populares, la más alta autoridad de la comunidad está padeciendo "una pena mucho mayor" que el castigo tipificado por un delito de cohecho impropio, una sanción de 2.500 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios