Carlos Ballesta López | Cirujano y escritor “La obesidad es la aluminosis del ser humano. Te corroe por dentro”

Carlos Ballesta López Carlos Ballesta López

Carlos Ballesta López / Andrés Cárdenas

Carlos Ballesta fue pionero en hacer operaciones contra la obesidad utilizando la técnica de la laparoscopia. Hace más de 20 años que la practica con buenos resultados. También es especialista en la cura mediante cirugía de un tipo de diabetes. Pero como médico humanista que es, ha escrito varias novelas históricas y decenas de tratados sobre su especialidad médica. También ha creado una fundación que lleva su nombre para divulgar el pasado musulmán de Granada. Su biblioteca de libros sobre los moriscos es la más importante de España.

–Usted en un pionero en desarrollar las técnicas de la cirugía de la obesidad por laparoscopia. Para los profanos como yo, ¿qué es la laparoscopia?

–Es una técnica quirúrgica que permite la visión de la cavidad abdominal y una cirugía de invasión mínima que supone menos infecciones, menos dolor y una recuperación rápida. En cuanto al manejo, es parecido a la playstation de los niños, lo que pasa es que ellos son más hábiles.

–¿Cuál es la última operación que ha realizado?

–Ha sido a un paciente de 46 años diabético y de 140 kilos de peso que se inyectaba 40 unidades de insulina. Cuando a la mañana siguiente vio que su nivel de azúcar era normal y no tenía que pincharse, me dijo: “Doctor hace usted más milagros que Fray Leopoldo de Alpandeire”.

–¿Y cuál es la intervención más impactante que ha hecho?

–Un cáncer de esófago que operé a un amigo pintor con 79 años. Tras quitarle el esófago con el cáncer y los ganglios, le subí el estómago al cuello y a las 48 horas estaba comiendo. La cirugía duró 6 horas de tensión. Después le entregué el vídeo donde se veía el corazón latiendo mientras le limpiaba los ganglios y le dije “Esto también es una obra de arte, aunque no sea una pintura”. Me regaló una pintura en agradecimiento.

–¿Se siguen realizando operaciones para superar la obesidad en estos tiempos de pandemia?

–Sí e intentamos adelgazar a los pacientes antes, para que tengan menos riesgo también con el coronavirus. Es una enfermedad grave que con el Covid ha dejado de operarse en la sanidad pública, lo que nos ha obligado a operar más en la privada. Igual que ha ocurrido con la visita presencial.

–A estas alturas de la vida ya se sabe que la obesidad es una patología.

–Sí. Es la aluminosis del ser humano. Te corroe por dentro y te destruye. Al mínimo temblor te destruye sin remedio.

–Y pensar que hace años un niño gordo era un niño sano.

–No, era un niño acomplejado al que todos le pegaban y humillaban. En una encuesta que se hizo entre niños, éstos asociaban la obesidad con el ser tonto, torpe y crédulo. Muchos niños obesos quedaban traumatizados.

–¿Qué peligro tienen las operaciones de este tipo?

–Siempre existe peligro, pero es un peligro controlado, mucho menos peligroso que la diabetes, el infarto o el riesgo de tener un ictus y quedar postrado en cama.

–Hay una pregunta casi ineludible: ¿cuánto cuesta dejar de ser gordo?

–En todas partes cuesta igual. La cuestión es quién lo paga: la Seguridad Social, la compañía de seguros o el paciente.

–¿Qué le dicen sus pacientes cuando ven reducido mucho su peso?

–Qué han empezado a vivir. Algunos de los que he intervenido me han preguntado con cierta ironía si los he operado del estómago o del pito. Ahora solo pienso en eso, me dicen en plan picante. Mi respuesta también suele ser jocosa: hay que pensar menos y practicar más.

–Como que tienen que aprender a vivir en otro cuerpo.

–Sí. Más o menos. Les cambias la vida. No es justo que no hagamos nada por una persona que pesa 200 o 300 kilos. Hay que ayudarles. Muchos de mis pacientes que antes ni podían andar a causa de la gordura, ahora hacen una vida normal. Hace un par de años operé a un chico que pesaba cuatrocientos kilos y nadie se atrevía a operarlo. Yo lo hice en el centro que tenemos en Granada. Ahora pesa la cuarta parte. Al poco tiempo de la operación me envió un vídeo andando por el cauce de un río, con los pies metidos en el agua, algo que decía que soñaba desde que no podía moverse.

–He leído que también la diabetes puede operarse.

–Hoy tenemos una operación que cura la diabetes. Donde no llega la medicina, siempre llega la cirugía. Hay millones de españoles esperando operarse. Casi tantos como esperando vacunarse.

–Ya que ha tocado usted el tema, ¿qué opina usted de la pandemia por la que pasamos? ¿Durará mucho?

–El virus ha venido para quedarse. Mutará lo suficiente como para instalarse cómodamente entre nosotros. Es igual que esos políticos que cambian de partido las veces que sea necesario para mantenerse. Tendremos que aprender a vivir con el virus lo mismo que lo hemos hecho con los políticos.

–También usted ha escrito novelas históricas y es quizás el que más libros tenga en España sobre la temática morisca.

–Me gusta bucear en la historia y sobre todo en la etapa donde acaba la Edad Media y empieza la Moderna. Casi todas mis novelas están ambientadas en esa época.

–También ha creado usted una fundación cultural que lleva su nombre.

–Tengo un importante legado formado por numerosas colecciones de arte, de libros y de documentos originales, un patrimonio que he ido coleccionando a lo largo de los años y que quiero que la gente conozca. Sólo se ama aquello que se conoce. Y para que lean, pues la lectura te hace libre y el hombre libre elige su destino.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios