Raphaëlle Giordano | Escritora

"El matrimonio se inventó cuando no vivíamos 100 años"

La escritora francesa Raphaëlle Giordano. La escritora francesa Raphaëlle Giordano.

La escritora francesa Raphaëlle Giordano. / D.S.

Diplomada por la Escuela Superior Estienne de Artes Aplicadas, Raphaëlle Giordano (París, 1974) ejerció como creativa durante casi una década en agencias de comunicación parisinas antes de fundar su propia empresa, Emotone, que ofrece entretenimiento creativo y artístico para eventos corporativos. Considerada una autora de referencia en la novela inspiracional, en su último título, Cupido tiene las alas de cartón (Grijalbo) analiza la vigencia del amor romántico en la sociedad actual.

-¿Por qué le damos tanta importancia al amor romántico?

-El amor siempre ha formado parte del corazón de nuestras vidas. Cuando somos niños contamos cuentos de hadas en los que se habla de un amor que dura eternamente, una creencia que mantenemos desde pequeños. La cuestión es que. cuando crecemos, vivimos historias de amor y experiencias que no acaban tan bien como lo que hubiéramos querido imaginar. La visión del amor sentimental va cambiando, y resintiéndose por eso.

-La realidad es muy empecinada al respecto: casi la mitad de los matrimonios terminan en divorcio. Y eso, sólo con papeles de por medio.

-Precisamente por eso he querido escribir este libro: el amor como tal sigue siendo el amor, pero la manera de amar, antes que nada. El hecho de casarse, este tipo de cosas, se inventaron cuando la gente no vivía 100 años:ahora tenemos muchas vidas dentro de una misma vida. La gente hoy quiere una vida profesional, realizarse, la situación de las mujeres ha cambiado, y también queremos ser ambiciosos en el tema del amor.

-En este sentido, ¿cree que el amor romántico tiene fecha de caducidad?

-Creo que el amor se mueve por ciclos, y que esto es algo que no debería entristecernos. Nos han enseñado que cuando algo termina o muere siempre es necesariamente triste pero, en realidad, es el fin natural de un ciclo. Una vez eso se acaba, hay que preguntarse, ¿hay que estar triste? Porque va a ocurrir algo distinto en mi vida, algo nuevo.

-En 'Cupido tiene las alas de cartón', inventa el concepto de "amorabilidad".

-¿Amar es un verbo estático o de acción? ¿Basta con estar enamorado para que las cosas funcionen? Como sucede un poco con todo, el amor es lo que hacemos de él: la amorabilidad plantearía cómo puedes mejorar tu capacidad de amar. Para ello, tenemos tres campos de acción:resolver tu mochila personal; acoger a la alteridad: muchas veces, lo que queremos hacer es cambiar al otro y no, el otro no va a cambiar, ya lo podemos matar, lo que hemos de hacer es manejar esas diferencias;y, por último, ver cuál es la relación entre uno mismo y el mundo. Las posibilidades de que algo funcione aumentan cuanto más encuentra uno su lugar en el mundo. Llegamos al mundo con una serie de cualidades y talentos, y con una singularidad propia:la cuestión es encontrar la mejor posición para ofrecer al mundo lo que uno puede ofrecer. Con todo eso, podemos enfrentarnos al amor, convivir con él, de la mejor forma posible.

"Antes sólo había una forma de vivir el amor; ahora, cada uno tiene que inventar su fórmula"

-Uno de los peligros que relata es el de las falsas expectativas.

-En una pareja hay muchos factores que entran en juego, muchas fricciones que, en no pocas ocasiones, proceden de esas expectativas que tenemos del otro: la persona que espera demasiado siempre está frustrada, y la que recibe demasiado se acaba ahogando. Todos tenemos necesidades que satisfacer, que identificar, pero no podemos hacer que nuestro bienestar dependa de los demás, de que los demás se comporten según una pauta que tenemos fijada sobre lo que tiene que ser y l o que no. Por tanto, creo que una parte muy importante en el éxito de las relaciones de pareja es saber satisfacer nuestras propias necesidades de forma autónoma. A mí, ¿qué me impulsa? ¿Cuáles son las cosas que hacen que mi energía se dispare? El otro debe hacer lo mismo, pero eso no debe impedir que se compartan cosas. Y también es importante pedir las cosas directamente: el otro no tiene por qué adivinar nuestras necesidades.

-El otro mal del que habla es el "juramento hipócrita".

-Versionando el juramento hipocrático de los médicos, ese juramente de amor y, sobre todo, fidelidad eternos. Si vemos las estadísticas, está claro que hay algo que no está funcionando en nuestras relaciones de pareja. Por un lado, está el tema de la duración:el vivir mucho tiempo, que decíamos. Pero lo que quiero plantear como reflexión es que es importante hablar de nuestros deseos y pulsiones, y la mayor parte de la gente no se atreve a hacerlo, incluso dentro de la pareja. Negarlo es una hipocresía. La idea del libro es: antes sólo había una manera de vivir el amor, pero ahora creo que cada uno tiene que inventar la fórmula que funciona de su historia de amor. A mí, por ejemplo, me funciona mientras tenga sentido. De modo que cuando veo que ya no lo tiene, si llega el final, lo mismo no es tan triste. Mejor eso que engañarse, tener dobles vidas, etc.

-¿Es posible ver qué parejas pueden ser más compatibles en el tiempo?

-Se dice mucho que la alquimia a veces puede desafiar todas las leyes, aquello de la atracción de los opuestos:que la gente muy distinta se atrae.... Yo no lo tengo tan claro. Puede atraerte de momento pero, al cabo de un tiempo, surgen dos fuerzas muy contrarias que tiran cada una para un lado. Después de haber estudiado y aplicado bastantes modelos de tipos de personalidad, como el Myer-Britts, veo que las parejas que más éxito tienen son las que resultan más afines.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios