Entrevistas

Un gesto solidario de los países ricos

lLa comparecencia de la imagen tiene todos los alicientes de un guión cinematográfico: un edificio de gobierno derruido, un atril y un hombre atildado ofreciendo una declaración institucional. Podría ser el final de una superproducción de Hollywood, pero desafortunadamente no lo es. El hombre de la fotografía es el primer ministro canadiense, Stephen Harper, y el lugar desde el que habla, los restos del palacio de gobierno de la localidad italiana de L'Aquila que fue sacudida por un terremoto el pasado 6 de abril. El gesto, cargado de simbolismo, forma parte de la visita que los líderes participantes en la cumbre del G-8 que se celebra hasta hoy en Italia realizaron ayer a la localidad para transmitir su apoyo a los afectados por el seísmo y demostrar que, aunque en sus encuentros sólo se habla de cifras, también tienen una cara humana cercana a los ciudadanos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios