Edward wilson-lee | Profesor de Literatura Medieval y Renacentista "Boris Johnson es un vendemotos, como Colón"

"Boris Johnson es un vendemotos, como Colón" "Boris Johnson es un vendemotos, como Colón"

"Boris Johnson es un vendemotos, como Colón" / juan carlos vázquez

"Cumplo años el mismo día que Colón salió en su primer viaje". Edward Wilson-Lee (Mt. Vernon, Ohio, Estados Unidos, 1980) ha enseñado Literatura Medieval y Renacentista en Oxford y Cambridge. Autor de una selección de las obras de Shakespeare, publica Memorial de los libros naufragados (Ariel), donde cuenta la historia "casi increíble pero completamente cierta" de Hernando Colón, cordobés de cuna, fruto de la relación del Almirante con Beatriz Enrique de Arana. El libro se lo presentaron Eslava Galán y Eva Díaz Pérez.

-¿Qué se sabría de Colón sin los libros de su hijo?

-Muy poco. La mayoría de lo que sabemos de la vida de Cristóbal Colón es gracias a lo que Hernando Colón, su biógrafo, escribió de su padre. Es un retrato muy emocional, privado, no muy objetivo. Más que una biografía, es una hagiografía. Es uno de los testimonios más importantes de un periodo clave de la historia europea y sobre una de las figuras más importantes de la historia.

"La fortuna de la familia Colón estaba amenazada por la Corona, su hijo la salvó con su leyenda"

-¿Por qué libros naufragados?

-Con trece años, vivió un naufragio con su padre.

-En uno de sus viajes, retrata a Colón encadenado cuando llega a Cádiz...

-Treinta años después de la muerte del Almirante, su reputación ha caído a un nivel muy bajo. La fortuna de la familia de Colón estaba amenazada y su hijo Hernando construye esta leyenda sobre su padre de la que se puede decir que fue un gran éxito. Durante siglos esa leyenda fue el fundamento de una historia que idealizan los románticos y es objeto de novelas y películas.

-¿Y salvó la fortuna?

-En eso también fue un éxito. Estaba amenazada por la Corona, que no podía permitir que Colón fuera más rico que ellos y discutieron algunos términos de las Capitulaciones de Santa Fe.

-¿Se vio eclipsado por el viaje de Magallanes?

-No. Ese viaje sí fue central en la vida de Hernando Colón. Al regreso de Elcano, el hijo del Almirante encabeza la delegación española en la Junta de Badajoz donde discuten con los portugueses los términos del Tratado de Tordesillas. Al final de ese viaje, Hernando está al frente de la Casa de la Contratación con los primeros proyectos cartográficos, base de la que sería la primera biblioteca universal.

-¿Qué le lleva a este proyecto de Hernando Colón?

-Soy profesor de Historia del Libro y de la Imprenta. Empecé a hablar del tema con un colega de la Universidad de Granada, José María Pérez Fernández. Era una historia asombrosa que nos extrañaba que nadie la hubiera tocado. La imprenta y los viajes en una sola vida, las ideas y los personajes del Renacimiento.

-¿Qué convierte a Colón hijo en primer bibliófilo?

-Su idea es hacer con los libros un proyecto similar al de su padre. Colón nunca quiso llegar a América, lo que quiere es dar la vuelta al mundo en su empeño por un imperio universal. Su hijo traslada eso a la aventura del saber y del conocimiento.

-Hernando Colón se cría en una Corte itinerante...

-Igual que su hermano Diego, porque Colón nunca hizo distingos entre el hijo legítimo y el natural, Hernando. Están con el infante Juan y a su muerte con Isabel la Católica. Ahí entra en contacto con los grandes humanistas.

-¿La aventura del saber casa bien con el saber de la aventura?

-Las dos coinciden en el cuarto y último viaje de Colón, que su hijo Hernando vive en primera persona. Vive el fracaso de su padre en su ambición personal por hallar un estrecho para cruzar América, lo que ahora es Panamá. Un viaje entre 1502 y 1504 en el que pierden dos naves y quedan al norte de Jamaica.

-¿De qué hispanistas británicos es discípulo?

-Mi caso es atípico. Ahora soy profesor en Cambridge. Mi hermano nació en Inglaterra, pero yo nací en un pueblo de Ohio, Estados Unidos. Con cuatro años nos fuimos a Kenia porque mis padres trabajaban con animales salvajes. Estuve en África hasta los 12 años y entré interno en un colegio en Suiza.

-"He peregrinado en busca de un libro", se lee en su cita de Borges...

-Hernando Colón es un personaje muy borgiano. Utilizaba un sistema de jeroglíficos que Borges llegó a incorporar.

-El keniano Kipchoge ha bajado de las dos horas en el maratón... con liebres...

-Yo tengo los pulmones de los atletas de Kenia.

-¿Estaba mal visto el oficio de vender libros?

-Era de lo peor. Se vendían a muy bajo precio. El acierto de Hernando Colón, su modernidad, es que todo le sirve en su proyecto de un océano de información. Otros sólo buscaban a los clásicos, a Cicerón y así. Él busca pliegos sueltos, romanzas, baladas.

-Boris Johnson tiene una biografía de Churchill...

-Ese tipo es un clown. En cierta forma, es como Colón, un vendemotos.

-Un siglo después de la gesta de Colón, la Armada Invencible.

-Si hubieran triunfado, todo habría sido diferente. El poder marítimo era clave.

-Incluso para las bodas. ¿Cuántos ejemplares de ¡Hola! habría vendido la de Juana la Loca con Felipe el Hermoso?

-El cortejo a Flandes lo formaban 130 barcos y treinta mil personas. Margarita hizo el viaje a la inversa para casarse con el infante don Juan, que muere muy pronto y Margarita regresa a su país para convertirse en una figura central.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios