Entrevistas

Una biblioteca que necesita bibliotecarios

l Ocho meses después de su inauguración, la Biblioteca Felipe González, que se suponía que iba a ser el buque insignia de la política en bibliotecas de la era Monteseirín, no es más que un flamante edificio junto al río Guadalquivir cuya única función es hacer de sala de estudio para los jóvenes sevillanos.Tras cinco meses en el gobierno municipal, el PP aún no ha sabido encontar una solución para poner en marcha la consulta y el préstamo de los libros que guarda la biblioteca, volúmenes que, por cierto, no paran de llegar. El principal problema es el del personal: se estima que harían falta entre cinco y seis profesionales para que la Biblioteca pudiese funcionar con normalidad. La Biblioteca Felipe González es una prueba más de la amenaza que supone la crisis para la cultura, incluso para la más necesaria.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios