Irene Baños | Periodista “Se está aprovechando el progreso económico para dejar de lado el medio ambiente”

Irene Baños, periodista ambiental. Irene Baños, periodista ambiental.

Irene Baños, periodista ambiental. / Antonio Pizarro

Irene Baños es periodista especializada en temas medioambientales. Licenciada en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, cursó el máster International Media Studies en Bonn y es coautora del libro Che cosa è la bioeconomia. En la actualidad trabaja sobre todo para el departamento de medioambiente de la cadena Deutsche Welle, el servicio de radiodifusión internacional de Alemania. Acaba de publicar Ecoansias (Ariel 2020), en el que intenta desmontar los espejismos de sostenibilidad y reivindica nuevos hábitos de consumo.

–¿Qué es la ecoansiedad?

–Es un problema psicológico que cada vez afecta a más jóvenes por el miedo a ese futuro aterrador que se nos viene encima y del que estamos leyendo constantemente titulares como que las temperaturas van a ser insufribles, o que España se va a convertir en un desierto. Y por otro lado, es la impotencia porque parece que no hay solución. Todo eso lleva a una parálisis que se debe combatir.

–¿Cómo?

–En mi libro (Ecoansias, Ariel 2020) doy pequeñas acciones que se pueden ir adoptando en el día a día. Lo importante es empezar el remolino y que al adoptar esos cambios nos demos cuenta de su impacto. Cuando te plantees si es preferible comprar ese tomate en la tienda de tu barrio o que venga del otro lado del mundo o veas que todas las lechugas del supermercado están envueltas en plástico, te darás cuenta de que quieres ese cambio.

–Ha vivido en Alemania, uno de los principales mercados de productos Bio. Pero estos productos esconden una verdad incómoda a su juicio, ¿no?

–Efectivamente. A mí me gusta recordar que aunque Alemania es visto el país verde a seguir, produce más gases de efecto invernadero por habitante que España. Por ejemplo, aún depende del carbón para su energía. Es cierto que la conciencia ambiental a nivel individual y a nivel social está mucho más avanzada. Pero no debemos dejarnos llevar por esos espejismos de sostenibilidad. Lo que hay que hacer es comprar menos y cambiar de modelo de consumo. No vale sustituir un producto convencional por uno bio o comprar conbolsa de tela en vez de plástico.

–En Alemania hay que hacer un máster para tirar la basura, pero el reciclaje, tanto allí como en España deja mucho que desear.

–En Alemania son muy eficientes separando, que es lo único que podemos hacer en casa. Pero una vez que el desecho sale del cubo de basura perdemos el control con lo que pasa. De hecho, los datos sobre el reciclaje son tremendamente opacos, tanto en España como en el resto de países. La gente nunca sabe dónde acaba esa botella de plástico o el yogur que has comido por la noche. Reciclar es muy importante, pero también hay otras erres: reducir y reutilizar.

–Hablando de reducir, nos hemos acostumbrado ha acostumbrado a viajar barato en vuelos low cost. ¿También hay que recortar desplazamientos?

–Es una oportunidad para retomar buenos hábitos.Nos hemos metido en un torbellino de aceleración en el que parece que no eres nadie si no has visitado todos los lugares más recónditos del mundo, y no veo que nos aporte más entidad. Al final vivimos para poner una foto bonita en redes pero nuestra vida interior no se enriquece. Pero la comunicación en Europa es prácticamente imposible si no es por avión. Yo me he venido a vivir a España por eso, entre otras cosas. He intentado venir varias veces desde Alemania en tren, pero aparte de que esuna tortura, es un sacrilegio para el bolsillo. Necesitamos un cambio estructural en el sistema para que viajar en tren sea más barato que el avión.

–Europa está recuperando trenes nocturnos y España los ha suprimido.

–Aquí hemos visto que el AVE ha dejado de lado muchas conexiones regionales. Este es otro espejismo de sostenibilidad. Parece que se apuesta por el tren porque hay más líneas de AVE por los titulares que genera, pero hay que ir más allá.

–Ya que menciona los espejismos, ¿también lo es el veganismo?

–Es un buen paso hacia la sostenibilidad. El consumo de carne es uno de los factores que más contribuye a la emisión de gases de efectgo invernadrero. Pero ser vegano no es la panacea. Y lo que más me asusta es que lo adoptemos como moda sin reflexionar de dónde viene ese producto.

–¿Cree que el Covid va a acelerar la reflexión sobre la sostenibilidad?

–Al principio creía que iba a ayudar a pensar en la importancia de cuidar la naturaleza. Pero ya hemos vuelto a los niveles de contaminación previos al Covid. Y muchos países, entre ellos Estados Unidos, han aprovechado la pandemia para anular preceptos ambientales muy importantes. Al mismo tiempo, se están subvencionando industrias muy contaminantes como la aviación o el automóvil. Se está usand o la necesidad de recuperación económica para dejar de lado la protección del medio ambiente. Eso es pan para hoy y hambre para mañana.

–¿Es optimista, pese a todo?

–Es difícil serlo pero la esperanza es lo último que se pierde. Esto no va de defender los animales o abogar por abrazarnos a los árboles, sino es por nuestra salud y nuestra economía. Aparte de las enfermedades nuevas que van a aparecer, la sequía va a afectar muchísimo en un país como España, donde se depende tanto de la agricultura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios