Benjamín Ruiz | Gerente de Clínicas Beiman "Nuestro objetivo es tener una clínica Beiman en todas las provincias andaluzas"

  • Hace 11 años, Clínicas Beiman inauguró su primer centro en Jerez. En diciembre de 2020, en plena pandemia de Covid, la empresa abrió su sexta clínica en el centro de Granada, tras Sevilla, Las Cabezas, Córdoba y Jaén, y ahora ultima los detalles de su próxima inauguración en Huelva

Benjamín Ruiz, gerente de Clínicas Beiman.

Benjamín Ruiz, gerente de Clínicas Beiman.

Benjamín Ruiz (Jerez, 1965) está al frente de Clínicas Beiman, proyecto que cuenta con 300 profesionales y es referente para la salud de más de 200.000 deportistas en Andalucía.

–Clínicas Beiman nació en un momento de crisis económica, en 2010, y continúa su expansión cuando aún se están calibrando las consecuencias de la pandemia de Covid-19. ¿Cuáles son las claves de este crecimiento progresivo y, por momentos, a contracorriente?

–Entiendo que el factor más importante que nos ha hecho crecer ha sido la ilusión con la que hemos acometido todos nuestros proyectos. Es mi análisis. A eso le añadimos una buena selección de personal, y que hemos sido atrevidos para invertir en tecnología médica. Recuerdo, por ejemplo, cuando instalamos el pasillo terapéutico de agua en Jerez. Fuimos pioneros, como ahora con la adquisición de la tecnología de neuromodulación para fisioterapia. Intentamos seleccionar a profesionales muy formados. Y además hay una cuestión que hemos abanderado: hacer siempre partícipe y responsable al paciente de su recuperación. Él o ella saben que tienen un trabajo que hacer para lograr su objetivo.

–Inauguran Beiman Granada en diciembre de 2020, con la ciudad confinada, casi cerrada a cal y canto. ¿Entiende que pueda parecer sorprendente?

–No tenemos en cuenta la situación de crisis o no. Abrimos en Jerez en 2010. Las entidades bancarias nos concedieron financiación porque decían que le contábamos nuestro proyecto con verdadera ilusión. Ahora queremos tener una clínica en cada una de las provincias andaluzas, porque tenemos la responsabilidad de atender a prácticamente todo el deporte federado de Andalucía, y queremos hacerlo en primera persona. Abrimos en Granada porque encontramos el local adecuado, en la calle adecuada, en la ciudad adecuada, con los recursos y el personal adecuados para poder hacerlo. Magníficos médicos del deporte, traumatólogos, fisioterapeutas, podólogos y biomecánicos… Se han dado todas las situaciones para abrir en Granada y la marcha de la clínica es excelente.

–¿Cómo será la nueva clínica de Huelva?

–La situación es similar a Granada: se han dado las condiciones adecuadas, de la mano de la Real Federación Andaluza de Fútbol en Huelva, en un espacio rodeado de campos de fútbol en el que cada día entrenan cientos de deportistas. Beiman Huelva va a ser una clínica dedicada de forma muy especial a los deportistas. Medicina del deporte, traumatología deportiva, biomecánica, nutricionistas y psicólogos deportivos… Hacemos una apuesta muy fuerte por la fisioterapia en Huelva dirigida a deportistas de todos los niveles. Va a ser una clínica dedicada a cuidar del deportista, en la que intentaremos que cualquier deportista de Huelva se sienta atendido y respaldado en su camino hacia la recuperación.

–Con Málaga y Almería completaría el mapa andaluz. ¿Ya tiene esos proyectos en mente?

–Tenemos en mente abrir en Málaga, con la prudencia y el tiempo que requiere cualquier proyecto empresarial. Estamos ilusionados con la idea de que en 2022 tengamos un Beiman Málaga. Y Almería debe ser el paso siguiente. La prioridad es Málaga, donde tenemos unos 20.000 deportistas que derivamos a otras clínicas porque todavía no tenemos presencia propia allí.

"El factor más importante que nos ha hecho crecer ha sido la ilusión con la que hemos acometido los proyectos"

–Si vuelve la vista atrás hasta marzo de 2020 y repasa este último año, ¿cómo han vivido la pandemia, haciéndolo además desde la primera línea sanitaria?

–Con la perplejidad inicial que tuvimos todo, y con la capacidad de reacción inmediata que han requerido estos tiempos. Ninguna de nuestras clínicas, Jerez, Las Cabezas, Sevilla, Córdoba, Jaén y ahora también Granada, ha cerrado ni un solo día, porque teníamos que seguir cuidando de los deportistas y porque teníamos a muchas personas, pacientes, a los que teníamos que seguir atendiendo de sus patologías urgentes o de una importancia alta. Hemos trabajado muchísimo en medidas de protección, con filtros HEPA, tecnología de higienización con radicales hidroxilos, protocolos de acción, adecuación de espacios… No hemos tenido contagios en las clínicas y nuestros protocolos han funcionado de forma sobresaliente. Hemos sido la empresa de Andalucía que ha realizado la mayor parte de test de antígenos o PCR a los deportistas, a través de las federaciones, que han confiado en nosotros para ese trabajo. Hemos hecho decenas de miles de test, haciendo un esfuerzo organizativo enorme.

–Esos miles de test realizados en Beiman y otras clínicas ha permitido el control del virus en los momentos más críticos. ¿Qué opina de este ejemplo de colaboración público-privada en una situación límite como la vivida?

–Los servicios de salud públicos han hecho un trabajo sensacional, creo que nadie puede ponerlo en duda. Pero los centros privados han sido fundamentales no solo por la realización de test, sino porque han estado abiertos descargando de pacientes a la sanidad pública de una forma decisiva, en unos momentos críticos. En Beiman no hemos cerrado ni un solo día. Le pongo un ejemplo: un paciente con un esguince de grado dos, con duda de si tiene fractura o no, no debía ir al servicio de urgencias de un hospital con la situación de extrema gravedad que se estaba viviendo. Debía venir a Beiman, o a otro centro similar. Clínicas como Beiman han atendido a todos esos pacientes: personas que necesitaban prescripción de medicamentos, que necesitaban ver al traumatólogo, al podólogo, al psicólogo o el cardiólogo, en un momento en el que era extremadamente arriesgado que fueran al hospital, donde se estaba librando una batalla terrible. La medicina privada ha confirmado que es un complemento muy necesario para la excelente sanidad pública que tenemos.

–También en el último año han puesto en marcha su nueva unidad de microinjerto capilar, incluso como proyecto con entidad y espacios propios dentro de Beiman. ¿Es un momento dorado para este tipo de medicina estética?

–Desde hace no menos de cinco o seis años veníamos sopesando la idea de montar un área de microinjerto capilar porque había muchísimos deportistas que nos animaban a hacerlo. Y desde entonces, hemos estado buscando a los profesionales adecuados, que se ajustaran a nuestro perfil de excelencia a la hora de hacer las cosas. Tuvimos la suerte de encontrar a un grupo de profesionales liderados por el doctor Alberto Gorrochategui, y finalmente pusimos en marcha Beiman Capilar en mayo de 2020, también en tiempos de pandemia. Sabíamos que iba a funcionar, pero el éxito de la unidad nos ha sorprendido. Nos hemos convertido en líderes en Andalucía en número de intervenciones de microinjerto capilar, y recibimos a gente no solo de Andalucía, sino de toda España. Vamos a abrir ahora Beiman Capilar en Granada y Córdoba, donde detectamos esta demanda. Estamos preparados equipos de cirujanos y técnicos para estar al máximo nivel en esas ciudades, como ya hacemos en Jerez.

"La medicina privada ha confirmado ser un complemento necesario para la excelente sanidad pública que tenemos"

–Beiman surgió como 'la clínica de los deportistas', pero cada vez extiende más sus especialidades y áreas de atención. ¿Cómo define ahora este proyecto?

–Beiman sigue siendo la clínica que pone todo el esfuerzo, conocimiento, especialistas y tecnología para dar el mejor tratamiento posible a los deportistas. Pero como consecuencia de eso, surgen otras demandas. Personas que vienen buscando a ese trauma, a ese fisio, a ese podólogo, a ese cardiólogo que trabaja en Beiman... También ocurre que un deportista no solo tiene necesidades de atención al aparato locomotor. Un deportista necesita ver al neumólogo, al cardiólogo, al ginecólogo en el caso de mujeres... Al tener esta estructura de atención integral al deportista, estamos totalmente abiertos a todas aquellas personas que puedan confiar en nuestros especialistas. Por eso nos visita una población muy amplia, principalmente compuesta por personas que hacen deporte pero de forma muy diversa. Una persona de 50 o 60 años sigue haciendo hoy deporte, de otra forma, a otro ritmo, otras disciplinas, pero sigue necesitando atención médica. Y es ahí donde nosotros también queremos estar.

–Aun así, Beiman sigue siendo la clínica más conocida por los deportistas, por ser servicio médico oficial de federaciones. ¿Qué supone esto para un deportista federado?

–Ser la clínica de referencia para 18 federaciones deportivas es una responsabilidad para nosotros. Hablamos de ser el servicio médico que atiende a 300.000 deportistas en Andalucía. Las federaciones han ido apreciando nuestra especialidad. La medicina del deporte es compleja. Nosotros intentamos poner al alcance del deportista a los mismos profesionales y la misma tecnología con la que se está atendiendo a los deportistas de élite. Esto termina siendo muy valorado por los deportistas y por los dirigentes federativos. Ahora somos los especialistas que los diagnostican, que los valoran, que los tratan y que los cuidan. Nos sentimos muy orgullosos en ese papel y en esa responsabilidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios