Ayudas agrarias

BBVA flexibiliza el cobro de la PAC

  • La entidad permite a través del PAC Flexible aportar liquidez a los profesionales del sector primario

La modernización de las explotaciones es uno de los objetos de las ayudas. La modernización de las explotaciones es uno de los objetos de las ayudas.

La modernización de las explotaciones es uno de los objetos de las ayudas.

Cuando llega el mes de febrero se abre para ganaderos y agricultores la posibilidad de acceder a las ayudas de la Política Agrícola Común. Estas subvenciones, nacidas en los años 50 tras la devastación que dejó tras de sí la Segunda Guerra Mundial, pretenden la mejora de la productividad, conseguir el autoabastecimiento de la UE a precios asequibles para sus ciudadanos y garantizar una calidad de vida razonable para los agricultores.

Desde el pasado 1 de febrero y hasta el próximo 30 de abril, los beneficiarios pueden presentar la solicitud única de ayudas agrarias.

Los beneficiarios pueden presentar la solicitud única de ayudas agrarias hasta el 30 de abril

La Administración admitirá solicitudes hasta 25 días naturales después de la fecha límite, aunque aplicará una penalización del 1% por cada día hábil de retraso, salvo caso de fuerza mayor.

En 2019, estas ayudas se ajustan a diferentes tipologías, como el Pago base, destinadas a prácticas beneficiosas para el medioambiente (greening), o la ayudas a jóvenes agricultores, acopladas a la producción, además de otras líneas específicas concedidas principalmente por cumplir con las buenas prácticas agrarias, así como toda la normativa de seguridad alimentaria, trazabilidad y bienestar animal.

A esto hay que añadir las subvenciones a la agricultura ecológica que del mismo modo se reciben si se cumplen las exigencias adicionales que se le imponen a dichos sistemas de producción.

El olivar, los frutales o el cereal concentran un alto porcentaje de las subvenciones. El olivar, los frutales o el cereal concentran un alto porcentaje de las subvenciones.

El olivar, los frutales o el cereal concentran un alto porcentaje de las subvenciones.

A escala nacional destinarán al campo 5.000 millones de euros, lo que supone el 18% de la renta agraria.

Estas subvenciones representan una parte sustancial de los ingresos de la mayoría de agricultores y ganaderos que recibirán las ayudas previsiblemente entre los meses de octubre y diciembre de 2019.

Para muchos profesionales del sector primario este desfase de liquidez les supone un grave trastorno a la hora de enfrentarse a los pagos propios de su actividad como el pago a proveedores, nóminas o impuestos.

Ante esta situación, BBVA ha lanzado un producto novedoso; una línea de financiación llamada PAC Flexible. Se trata de un límite de crédito concedido como máximo por la totalidad de la ayuda a cobrar, que permite a los empresarios del campo realizar disposiciones en forma de préstamos y que se pagarán con fecha límite el 31 de diciembre de 2019.

PAC Flexible de BBVA es una manera de dotar de liquidez al mundo agroganadero

Este producto aporta flexibilidad, porque no supone una carga mensual, ya que se paga al vencimiento y además puede amortizarse anticipadamente sin penalización.

Los requisitos para poder acogerse a las condiciones de este producto son: ser agricultor, tener derecho a solicitar las ayudas agrarias y domiciliar su cobro en BBVA.

La activación del producto no tiene costes de contratación ni de cancelación anticipada de la cantidad disponible.

PAC Flexible de BBVA es una manera de dotar de liquidez al mundo agroganadero, adaptándonos a su ciclo económico, que es diferente al de los asalariados, y teniendo en cuenta sus necesidades específicas.

Etiquetas

, ,