Elecciones Generales 2011

"Es totalmente necesario que Juantxo esté en el Parlamento"

  • Equo, el nuevo movimiento eco-social liderado por el ex director de Greenpeace, Juan López de Uralde, defiende un pacto nacional para hacer del sol el motor de desarrollo

Comentarios 15

-¿Por qué cree necesario un partido ecologista en el Congreso?

-No solo somos un partido ecologista. Somos un movimiento eco-social. Tenemos el apoyo del Partido Verde europeo, la cuarta fuerza política en Europa, y la confluencia de unos 30 partidos verdes de España. Pero Equo es mucho más que un partido verde. Presentamos un programa electoral de más de 180 puntos que responden a todas las preocupaciones de los ciudadanos en todos los ámbitos [disponible en www.equova.org]. Como partido para el que la ecología política es fundamental, es totalmente necesario que Juantxo esté en el Congreso de los Diputados. Los que nos preocupamos por el cambio climático y la sostenibilidad llegamos a la conclusión de que tener la razón no es suficiente: necesitamos estar en el Parlamento, a alguien que lleve la voz del planeta.

-¿Qué cree que aportará Juan López de Uralde?

-Juantxo es una persona, sobre todo honesta, que transmite valores basados en su propia personalidad. Necesitamos este tipo de personas porque pueden propiciar una regeneración de la vida democrática. Como director ejecutivo de Greenpeace desarrolló una labor notable, tiene una amplia experiencia, conoce muy bien los problemas de sostenibilidad ambiental de España y creo que es un candidato idóneo para liderar este proyecto.

-Algunas encuestas le otorgan a Equo más de un escaño.

-Casi todas hablan de uno o dos por Madrid, y otras, también de uno o dos por Valencia. El movimiento está suscitando mucho interés e ilusión entre personas que hasta ahora no tenían ningún partido de referencia al que votar. Equo, más que un partido en busca de votantes, es un conjunto de votantes en la construcción de un partido al que votar. En Andalucía, algunas encuestas nos dan un diputado.

-Si fuese usted elegido ¿qué podría aportar?

-Por mi trayectoria, siempre he intentado combinar ciencia y conciencia. Poseo un amplio curriculum como investigador y amplios conocimientos de los problemas ambientales de España. Soy experto en cambio climático. Es importante que haya personas de este perfil en el Congreso, capaces de combinar ciencia y conciencia, razón y corazón, acción y reflexión. Muchos candidatos de Equo procedemos de movimientos sociales. Es una opción nueva, fresca, distinta y diferente. Nuestro objetivo es lograr un cambio en la política. Los modelos actuales, del siglo XX, están obsoletos. Equo es un partido del siglo XXI, basado en la participación democrática, en las redes sociales, sin pasado político. Es muy importante que miembros de la sociedad civil accedamos a la política y demos voz a la ciudadanía.

-Su programa electoral presenta muchas propuestas inequívocamente de izquierdas ¿Son ustedes como las sandías, verdes por fuera y rojos por dentro?

-No. Somos un partido nuevo. Un partido del siglo XXI. Es verdad que muchos de los compañeros se encuentran cómodos vinculados a ese término. Pero nuestras propuestas tienen un carácter progresista. Hoy no podemos confinar a la política en una sola dimensión. Es más interesante hablar de democracia 4.0, de democracia participativa, de regeneración de la vida política. Tenemos que mejorar la calidad de la democracia. La partitocracia actual ha limitado esa soberanía.

-¿Cree que pueden arrancar votos de los desencantados con la izquierda clásica?

-No nos planteamos esos términos. Eso es el lenguaje de la política antigua. Miramos hacia delante. El partido se llama Equo, que viene de equidad. Lo que proponemos va mucho más allá de la ecología política, hacia la defensa de los derechos sociales, sin olvidar, la economía verde. Presentar soluciones al paro es el mayor reto actual. Queremos actuar como somos, hacer lo que decimos y presentar propuestas a los ciudadanos. Y a quien le gusten nuestras propuestas nos votará y a quien no, no nos votará.

-Defienden un sistema productivo basado en el ahorro, la eficiencia energética y las energías renovables ¿Imagina en la provincia un horizonte de aerogeneradores y placas solares fabricados aquí?

-La economía verde es un tema esencial en Equo. Queremos cambiar profundamente el sistema productivo y el modelo de consumo. En España tenemos un sector de futuro, que son las energías renovables. Estamos gastando más de 40.000 millones de euros en comprar petróleo y derivados. Mientras, tenemos un gran recurso por explotar. En Andalucía, la biomasa, auténtico oro verde. Lo que proponemos es sustituir combustibles fósiles por empleo local. Defendemos un gran pacto nacional por la energía renovable para hacer del sol nuestro motor de desarrollo. La tercera revolución industrial es un tren que vendrá propulsado por las energías renovables. Y tenemos que liderarla. Proponemos crear mercados locales de energía: el ciudadano puede convertir su casa en un auténtico generador, beneficiarse de ella y vender los excedentes. Hablamos de una revolución horizontal, como la de internet, de democratizar la energía, de generar nuevas tecnologías, de crear patentes, para luego exportarlas. Apostamos por la sociedad del conocimiento, por la I+D+i [investigación, desarrollo e innovación]. Tenemos que elevar nuestro PIB a una cifra como la de Alemania, a un 3%. En la zona de la cuenca del Ruhr, paradigma de la revolución industrial, han dejado el carbón para los museos y son pueblos volcados en la producción y desarrollo de tecnología para la generación de energías renovables. Hacen placas solares fotovoltaicas, palas para aerogeneradores...Alemania es un ejemplo de la viabilidad del proyecto: tienen menos sol que nosotros, pero el 60% de los edificios dispone de algún tipo de instalación solar. Han dejado que la ciudadanía participe en la producción de energías renovables y ahora es uno de los grandes motores de desarrollo económico. Y ese modelo que surgió en el año 2000 se lo debemos al Partido Verde alemán.

-En lo urbanístico proponen la desvinculación de la edificaciones de los campos de golf, la aplicación firme de la Ley de Costas y la eliminación de los pozos ilegales.

- Una construcción ilegal tiene un impacto en muchos ámbitos. España es el segundo país con más vertidos de nitratos de la UE, sólo después de Bélgica. Hemos llegado a unos límites de insostenibilidad alarmantes. El ser humano ha entrado en el sistema ambiental como un elefante en una cacharrería, tiramos de visa ambiental, y ahora hay que resolver todos esos problemas. Equo apuesta por la responsabilidad, por hablar el lenguaje de la naturaleza, que es la única manera de lograr un modelo sostenible. No debemos tomar el planeta como un legado de nuestros antepasados, sino como algo que debemos conservar para nuestros descendientes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios